CD Mirandés, RCD Mallorca y el comunicado de la discordia

Por Tommy M. Jaume

Cuatro días antes de jugarse el ascenso a la categoría de plata en Anduva, el club castellano emitió ayer un comunicado que ha indignado a la masa social mallorquinista y que, poco después, ha encontrado su respuesta en una notificación publicada por la entidad balear.

En el texto publicado, el CD Mirandés que comunica que “en virtud de los artículos 6 y 7 del Capítulo II y artículos 8 y 9 del Capítulo III de la Ley contra la Violencia, Racismo, Xenofobia e Intolerancia en el Deporte y atendiendo que reglamentariamente, podrán establecerse medidas adicionales de seguridad reforzadas, que complementen las medidas citadas en los artículos anteriores, se informa que solo se permitirán lucir distintivos (bufandas, camisetas, banderas u otros complementos) por parte de la afición visitante, en las gradas destinadas en el estadio a dicha afición“.

Además, recuerda que todos aquellos aficionados que ”tengan una entrada o localidad de una zona distinta a las gradas de animación visitante, grada norte, NO PODRÁN LUCIR ningún distintivo perteneciente al club visitante. Aquellas personas que deseen acceder al estadio y que porten alguno de los complementos citados deberán dejarlos en el exterior ya que el estadio no dispone de consigna para la guarda y custodia de objetos”.

Por otra parte, señala que “en ningún caso se hará responsable de las diferentes incidencias que puedan impedir el acceso al estadio de Anduva debido a que los documentos o títulos  de acceso no sean los adecuados y que el acceso al recinto deportivo se verá sometido a diferentes controles de identidad y seguridad que requiera el personal de seguridad del Club o las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado”.

Además, matiza que “el objetivo central de estas medidas, además de garantizar la seguridad de todos los espectadores en el recinto de juego, es erradicar la violencia del deporte, además de prevenir, controlar y sancionar con rigor cualquier manifestación violenta en el ámbito de la actividad deportiva”.

Para acabar, el texto agradece “la colaboración y comprensión de todos los aficionados y aficionadas que acudirán al encuentro deseando disfruten del espectáculo”.

La réplica del RCD Mallorca 

Poco después, la SAD balear emitió otro escrito en el que replicó la postura y voluntad de los de Miranda del Ebro con otro comunicado.

“El RCD Mallorca quiere manifestar su rechazo al comunicado del CD Mirandés en el que se informa que solo se permitirán lucir distintivos (bufandas, camisetas, banderas u otros complementos) por parte de nuestra afición en la zona destinada a ella  en Anduva”, explica el texto.

La notificación agrega que “desde el club consideramos que el partido del domingo debe ser toda una fiesta del fútbol y no debe haber espacio para la intolerancia. Por ello, no entendemos que nuestros aficionados no puedan lucir sus camisetas o bufandas en cualquier zona, hecho que va en contra de todo fair play deportivo“.

El club isleño deja claro que “ante todo queremos defender a nuestra afición e informaremos a las autoridades competentes para que nuestros aficionados puedan defender su colores, sea en la zona del estadio que sea“.

“El RCD Mallorca desea que el domingo haya un espectáculo futbolístico de primer nivel y ningún espacio para la intolerancia o la incitación a la violencia”, concluye el comunicado.

Semana movida

El encuentro del próximo domingo estará cargado de una tensión que empezó en el terreno de juego y que se prolongó en la rueda de prensa celebrada tras el pitido final del encuentro de ida celebrado en Son Moix. Allí, el técnico del Mirandés, Pablo Alfaro, comparó los presupuestos de ambos conjuntos para argumentar lo sucedido, al menos durante los primeros 75 minutos, sobre el pasto. Una actitud que no fue bien recibida en la isla.

El lunes, el club burgalés trató de alentar a su entrada publicando un tweet que estaba acompañado por una fotografía del conato de tangana originado tras una contra en la que David Prieto frenó como pudo a Lago Junior. Después, llegó el vídeo promocional en el que el míster animaba a la afición para alistarse como si de un ejercito se tratara.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.