El abogado de Trump pudo haber recibido un pago secreto de Ucrania

Michael Cohen, abogado personal del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, habría recibido un pago secreto de al menos 400.000 dólares (cerca de 342.000 euros) para cerrar unas conversaciones entre el mandatario y su homólogo ucraniano, Petro Poroshenko, en junio de 2017.

Según estas informaciones, desveladas por fuentes de Inteligencia del país europeo y que han sido desmentidas por Cohen y por el Ejecutivo ucraniano, el pago fue acordado a través de intermediarios que actuaron en nombre de Poroshenko.

Una de las fuentes ha detallado que grupos de presión ucranianos y la Embajada del país en Washington sólo consiguieron que Poroshenko se encontrara con Trump para una sesión de fotos, pese a que el presidente de Ucrania “necesitaba algo que pudiera presentar como conversaciones“, siempre según la información propagada por la cadena británica BBC.

Por otra parte, una segunda fuente ha confirmado los detalles facilitados por la primera fuente, si bien ha elevado a 600.000 dólares (unos 512.000 euros) la cantidad pagada a Cohen por el Gobierno ucraniano. La emisora anglosajona ha resaltado que no hay indicaciones que apunten a que Trump tenía conocimiento del pago.

El líder norteamericano se reunió con Poroshenko en la Casa Blanca el 20 de junio del año pasado, en lo que fue descrito oficialmente como una visita “de paso” después de que el mandatario mantuviera conversaciones con el vicepresidente del país norteamericano, Mike Pence.

Tras el encuentro, Poroshenko dijo estar satisfecho con lo que describió como “una reunión detallada”. La citada cadena británica ha señalado que Poroshenko quería reunirse con Trump por lo ocurrido durante la campaña presidencial en el país norteamericano en 2016.

Fuentes ucranianas han indicado que el mandatario, al considerar que la candidata demócrata, Hillary Clinton iba a hacerse con la victoria, autorizó la filtración de un documento que publicó posteriormente el diario ‘The New York Times‘, según el cual Paul Manafort, jefe de campaña de Trump, había recibido millones de dólares por parte de agentes vinculados a Rusia en Ucrania. Manafort dimitió días después. Una semana después del regreso del presidente ucraniano al país, la Oficina Anticorrupción Nacional de Ucrania anunció que había cerrado las investigaciones en torno a Manafort.

En respuesta, Cohen ha recalcado que “esta historia es completamente falsa“, mientras La Casa Blanca no se ha pronunciado por el momento. Por su parte, la oficina de Poroshenko ha rechazado las informaciones, que ha tildado de “burda mentira, difamación y falsedad“, al tiempo que los dos ucranianos que gestionaron este canal secreto han negado igualmente la veracidad de la historia.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.