Activan la alerta en Palma al hallarse un bote de análisis con la etiqueta “ébola”

Desde luego el susto ha sido monumental y la incertidumbre no se ha acabado porque falta saber si el bote contiene ébola o no.

La vecina de Palma que anoche llamó al 112 de emergencias de Baleares para avisar de que había un bote muy sospechoso con un líquido rojo y la palabra maldita: Ébola, todavía no sale de su asombro, sobre todo por el temor que causa esta palabra, sinónimo de muerte, y que tan desagradables recuerdos trae a la memoria colectiva española cuando trasladaron a Madrid a uno de los enfermos para su tratamiento y resultó afectada una auxiliar, casi al borde de la muerte.

Inmediatamente, los servicios de emergencias pusieron en práctica un dispositivo especial de prevención ante enfermedades altamente infecciosas. Y allí se presentaron los técnicos vestidos con buzos especiales para incautarse del bote de análisis clínico que llevaba pegada una etiqueta con la palabra “ébola” (‘Filoviriade ébola virus ARN’).

Fuentes de la Conselleria de Sanitat y del centro de coordinación de emergencias 112 han informado de que sobre las 20.15 horas se recibió el aviso de una vecina de un inmueble de viviendas de la calle Archiduque Luis Salvador de Palma de que junto a los buzones había un recipiente sospechoso.

Lo primero que hicieron es desalojar a todos los vecinos que aguardaban fuera con preocupación lo que estaba ocurriendo en el edificio donde viven. Allí permanecieron hasta la media noche, según informan a mallorcaconfidencial.com fuentes de Salut.

Con el protocolo de actuación previsto para casos de alerta infecciosa grave y sanitarios especializados, vestidos con trajes de protección, los técnicos del 061 retiraron el bote, que estaba cerrado herméticamente.

Una vez se incautaron del bote y lo introdujeron en un recipiente de seguridad, limpiaron todo el portal con lejía, que es lo que el protocolo también manda en este tipo de casos.

Posteriormente trasladaron el bote sospechosos hasta el área de Microbiología del hospital Son Espases, donde permanece conservado a 80 grados bajo cero, pendiente de ser trasladado con todas las medidas de seguridad a Madrid.

El recipiente será enviado con las medidas de seguridad preceptivas al instituto Carlos III de Madrid para que sea sometido a los correspondientes análisis y determinar si contiene virus del ébola.

La República Democrática del Congo sufre una nueva epidemia de ébola que ha costado la vida, por el momento, a diez personas.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.