La nueva parada central de autobuses del Port de Pollença, ya en servicio

Desde luego más comodidad y una apuesta por el transporte público. La nueva parada central de autobuses del Port de Pollença, que funcionará como cabecera de las líneas de Palma, Bahía de Alcúdia y Serra de Tramuntana, ha entrado este lunes en servicio.

Por este motivo, la vicepresidenta del Govern, Bel Busquets, el conseller de Territori, Energía y Mobilitat, Marc Pons, la consellera de Hisenda y Administracions Públiques, Catalina Cladera, y el alcalde de Pollença, Miquel Àngel March, han visitado esta mañana la nueva estación.

La estación, ubicada en la calle de la Tramuntana, es cabecera de las actuales líneas Pollença – Inca – Palma y Alcúdia – Can Picafort- zona de Llevant. Además, la nueva parada es un punto de enlace de las bahías de Alcúdia y Pollença con la Serra de Tramuntana (L354 Can Picafort-Port de Sóller, L355 Can Picafort-sa Calobra).

Port de Pollença, parada autobús

La nueva parada del Port de Pollença consta de cuatro dársenas y dispone de una pérgola. Con esta parada también se estrena el nuevo modelo de marquesina, que se irá colocando en todas las paradas, una estructura modular que además es totalmente accesible. Se están habilitando también unos baños públicos que estarán en funcionamiento próximamente.

Este conjunto de paradas sustituye la parada de la calle de Roger de Flor. La nueva ubicación, según la Conselleria, permite reducir tiempos de trayecto y minimizar las afecciones a la zona urbana.

Igualmente, la estación será el punto de enlace con la península de Formentor (L353, Can Picafort-Formentor). Esta nueva lanzadera hacia Formentor estará lista este verano, según ha avanzado el conseller de Territori, que ha valorado la coordinación institucional entre el Consell de Mallorca, el Ajuntament de Pollença y el Govern “para hacer posible implantar un nuevo modelo de acceso a los espacios más valiosos” de las Islas en transporte público.

Asimismo, Pons ha enmarcado la puesta en marcha de la nueva estación de Port de Pollença “como una mejora que se adelanta” al “gran cambio que supondrán las nuevas concesiones de transporte por carretera”, a partir de enero de 2019.

Esta estación servirá como punto de intermodalidad, de forma que se podrá dejar allí el coche para desplazarse, en transporte público, a Formentor y a distintos puntos de la Serra.

La nueva estación ha sido un proyecto conjunto entre el Govern y el Ajuntament de Pollença, financiado por los fondos del Plan de Impulso al Turismo Sostenible 2016, como parte de un proyecto global de accesos a playas y espacios naturales. El coste de las obras ha sido de 303.135 euros y el consistorio de Pollença ha aportado un 9,5 por ciento.

Por ello, la vicepresidenta del Govern, Bel Busquets, ha destacado que la nueva estación de autobuses es “un ejemplo de cómo el Govern invierte los recursos que genera el turismo a mejorar la movilidad y la conservación del territorio”.

Según Busquets, la nueva infraestructura “fomentará el uso del transporte público y, al mismo tiempo, mejorará la sostenibilidad ambiental y del territorio, para tener espacios naturales bien conservados y sin la presión de los coches”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.