El Tribunal Superior de Justicia admite el recurso contra el decreto del catalán

Por María Jesús Almendáriz

Dicen que ya han ganado su primera batalla. Mos Movem ha conseguido que el Tribunal Superior de Justicia de Baleares admita a trámite el recurso presentado contra el decreto que exige como requisito del catalán al personal sanitario y no sanitario.

Una decisión del alto tribunal balear que ha sido acogida con satisfacción por la plataforma en contra del decreto “por la rapidez con que se ha llevado a cabo”.

Y la consecuencia lógica es que se sienten “muy esperanzados que se atienda dicha reclamación por parte del TSJB, que tanto daño está haciendo en la sociedad balear, donde asistimos a un éxodo de médicos especialistas sin precedentes, y un déficit asistencial manifiesto”, afirman desde Mos Movem.

La aceptación del recurso, añaden, supone un paso muy importante porque “se pone en marcha el proceso”, consistente en requerir “al Govern balear la aportación del expediente completo”. “De este modo, subrayan, se podrá tener acceso a las deliberaciones e informes previos al decreto”.

El proceso no acaba aquí, porque “una vez entregado el expediente, se presentará demanda, en la que se incluirán todos los motivos y argumentos de impugnación sobre el fondo y la forma” del polémico decreto.

Desde un principio la plataforma Mos Movem se ha  mostrado contraria a este decreto, motor principal por la que se creó con una única voz al principio: Úrsula Mascaró, la empresaria de zapatos menorquina, de fama nacional e internacional, que harta de aguantar toda la deriva en Cataluña, en cuya comunidad, tiene varias tiendas, decidió dar un paso adelante y visibilizar un problema que tenían médicos o sanitarios que conocía en Menorca.

Mos Movem ha ido creciendo con la incorporación de caras nuevas, pero ninguna embajadora como Mascaró que se ha comprometido, viene a decir, por una cuestión totalmente de sentido común. Mujer viajada que conoce muchos países del planeta y sus culturas, no entiende como un idioma puede convertirse en un requisito por encima de la experiencia o la excelencia de un médico, una enfermera o un auxiliar. 

Sobre todo porque vive en Menorca y sabe perfectamente los problemas que existen para convencer a médicos que se vengan a vivir a la Isla. Y ahora que ya están consolidados, después de 10 o 15 años, les exigen este requisito que antes estaba contemplado como un mérito. Un problema que es más acuciante en Ibiza donde a estos problemas se añade el de la falta y los altos precios para alquilar una vivienda.

Sin embargo, si se acude a la Ley de normalización lingüística del Govern balear aprobada en abril de 1986 y posteriormente modificada, en 2016, incidiendo más en la llamada inmersión lingüística en las Administraciones autonómicas, insulares y municipales.

En la mesa en la que se aprobó el decreto del catalán, sólo votaron a favor CCOO y el sindicato de enfermería Satse. En contra votaron el sindicato de médicos y el CSIF votaron. 

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.