Mallorca Confidencial

Miércoles, 28 septiembre 2016

Más críticas a Cort por el derribo de la casa de Falla

junio 23
19:51 2016

El músico Joan Moll ha lamentado, en un acto organizado por ARCA, la destrucción de la casa de Génova donde residió Manuel de Falla durante once meses.

El músico ha disertado durante 45 minutos sobre la vida de Falla en Mallorca, quien se integró en la vida cultural de la mano del padre Joan Maria Thomàs. El músico mallorquín le buscó una casa y le dio clases de catalán y alemán. Falla había venido a terminar su obra ‘La Atlántida’ y “huía de los convulsos tiempos, previos a la Guerra Civil, buscando silencio”.

“Falla era un hombre frágil y friolero”, ha descrito Moll, quien ha recordado que el conductor del tranvía hacia Génova “siempre le reservaba el lugar fuera de las corrientes de aire”. Además de participar en conciertos en el Festival Chopin, en la Almudaina, en el Teatro Lírico y el Teatre Principal con la orquesta Sinfónica de Madrid, Falla también visitó la isla: Deià, Sarrià, Raixa, Camp de Mar, entre otros enclaves.

Joan Moll ha leído además fragmentos del libro ‘Manuel de Falla en la Isla’, que describe cómo les gustó la llegada a la casa de Génova tanto a Falla como su hermana Carmen, que era quien siempre lo acompañó.

Según el músico, la vida cultural en la casa de Falla en Génova era especialmente activa los domingos. Asistían a las tertulias Torrandell, Mas Porcel, Copeland, Antoni Mulet, los médicos Peñaranda, cantantes de la Capilla Clásica. “Un nido de cultura”.

Una “huella cultural” que, ha recriminado Moll, “ha desaparecido para siempre” después de que el Ayuntamiento de Palma y el Consell de Mallorca “no hayan querido siquiera intentar su conservación”.

Por su parte, la ecologista Àngels Fermoselle moderó el acto de Joan Moll y recriminó la “falta de sensibilidad de unos políticos que habían prometido proteger el patrimonio”.

“Sobre la mesa había tres rastros de la destrucción de la casa de Génova que tenía gran interés paisajístico, etnológico e histórico: una baldosa, una piedra y un fragmento de la balaustrada”, recordó.

Las últimas palabras de Moll fueron: “¿Qué diría ahora el padre Joan Maria Thomás? ¡Ya no hay en Génova el silencio de la época de Falla y tampoco la casa que habitó!”.

Compartir

0 comentarios

No hay comentarios!

No hay comentarios, ¿Quieres dejar un comentario?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

MAC no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web. Deja un comentario

Buscar

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES

EL MAC EN LAS REDES

TWITTER

FACEBOOK

Archivo de Noticias

LAS REVISTAS DE MAC

PUBLICIDAD