Sentimiento de clase. En memoria de Aurora Picornell

La tomba de n’Aurora és arreu de Mallorca; només els seus ossos són enterrats a Porreres, allà on els senyors la feren matar. La seva pàtria va ser la seva classe: és aquí, si la cerques, on la trobaràs, sencera, viva. (Col·lectiu Aurora Picornell. Nit de Reis 2018).

Aurora Picornell (1912-1937), Comunista irredenta, joven y mujer, fue atrozmente asesinada por el fascismo golpista en la noche de reyes del 37. Muy felizmente, el pasado mes de abril del 2017 fue nombrada Hija Predilecta de la Isla de Mallorca, sin embargo, estamos incurriendo en una contaminación histórica sobre el legado de Aurora Picornell. Su icono no está destinado a sentarse entre el panteón de la burguesía culta y progresista que conforman una identidad del Estado burgués sobre los que diferentes gobiernos buscan emparentar su representación en la historia. Aurora, era de los de abajo, de los que sufrían desprecios, piojos y hambre por parte de eso que llaman Patria. Los trabajadores condenados a no poder desarrollar todas su capacidades intelectuales, materiales y espirituales; condenados a un salario en el mejor de los casos, a depender de la fuerza de trabajo, y por ende, de una salud sometida a las necesidades de la producción, no tenemos más patria, ni más bandera que la de la supresión de las clases. Como trabajadora y como mujer, Aurora Picornell sabía que “patria y patriarcado” vienen peligrosamente de la mano para imponer el orden de los privilegios.

Desde el Col·lectiu Aurora Picornell, tras un año de charlas y conferencias sobre el movimiento obrero y el feminismo militante, hemos propuesto que la biblioteca de sa Pretrolera de Es Molinar lleve el nombre de Aurora Picornell, y con ello buscamos aludir a la secularización de la cultura para las clases trabajadoras y populares, como autentica identidad de una sociedad que tiene en la conquista de la educación, sin duda, su gran logro. Como trabajador nacido en Andalucía, y que he tenido que salir ha trabajar a otras tierras, siempre lo diré: no tengo más patria que allí donde tenga trabajo. Sin embargo, me siento de Mallorca, tanto como si hubiera nacido aquí y tuviera ocho apellidos catalanes. Siento el asesinato de Aurora, como el de mi propia madre. Y me siento ligado a las conquistas y derrotas que todas las trabajadoras y trabajadores de esta tierra han cosechado o padecido; me siento de Mallorca, sin saber, ni reconocer mas que un “ellos o un nosotros”, que el de Clase; sin fijar más oposición que la de entre Patrones y Trabajadores.

Eduardo Sánchez Sectreario del Col·lectiu Aurora Picornell