El número de parados que dejó su empleo hace tres años o más aumentó un 43,0% en el año 2011

La mayoría de los trabajadores españoles tenía jefe, pero no tenía ningún subordinado en el año 2011. Según los resultados de las variables de submuestra de la Encuesta de Población Activa, siete de cada 10 trabajadores se encontraban en esa situación, ya que ocupaban un puesto de trabajo de empleado (con jefe y sin subordinados).

Del total de ocupados en 2011, un 9,9% era trabajador independiente (no tenía jefe ni subordinados); un 6,6% era encargado; un 7,0%, director de empresa pequeña, departamento o sucursal; un 5,7% era mando intermedio y un 0,8% era director de empresa grande o media.

El porcentaje de empleados se mantuvo respecto a 2010 en el 69,8%, mientras que el de encargados descendió dos décimas.

Por sexo, el porcentaje de hombres directores duplicó, como mínimo, al de mujeres en todos los tamaños de empresa. En el caso del puesto de empleado, el porcentaje de mujeres (77,6%) superó al de varones (63,4%).

Condiciones de trabajo

El 92,6% de los ocupados en el año 2011 no trabajó ningún día en su domicilio particular.
Un 2,7% lo hizo ocasionalmente y un 4,0% trabajó en casa más de la mitad de sus días laborables.

Una de cada tres personas (35,0%) trabajó al menos un sábado al mes, una décima más que en 2010. Para un 62,5% de los ocupados el sábado no formó parte de su semana laboral en 2011.

Trabajar en domingo volvió a ser menos habitual. Un 78,6% de los ocupados no trabajó ningún domingo. Por su parte, un 4,3% lo hizo un domingo al mes (dos décimas más que en el año anterior) y un 15,9% dos o más domingos (cinco décimas más).

El 12,2% de los ocupados trabajó en jornada nocturna (11,6% en 2010). Un 6,1% lo hizo ocasionalmente y un 6,1% en más de la mitad de sus días laborables. El porcentaje de trabajadores nocturnos varones (14,6%) superó al de mujeres (9,3%).

Atendiendo a la forma de contratación, el porcentaje de los asalariados que fue contratado a través de una empresa de trabajo temporal (ETT) descendió del 3,0% al 2,7% en 2011, mientras que un 2,5% obtuvo su empleo con la intermediación de una oficina de empleo pública (una décima más que en 2010).

Dependencia

Un total de 359.500 personas trabajaron a tiempo parcial con objeto de disponer de más tiempo para cuidar a personas dependientes en el año 2011, lo que supuso un 0,6% menos que en 2010.

La práctica totalidad de quienes trabajaron a tiempo parcial para poder a la vez ejercer la labor de cuidadores fueron mujeres. El 55,9% de ellas consideran que no hay servicios adecuados para la atención a personas dependientes o no pueden costearlos.

Parados

Las personas paradas proceden, en su mayoría, de situaciones previas de empleo. De hecho, para el 52,1% el principal motivo de haber dejado de trabajar en el año 2011 fue la finalización del contrato.

Otro motivo de peso para acabar en el paro fue el despido o supresión del puesto, que afectó al 23,3% de los parados.

El número de parados que dejó su empleo hace tres años o más aumentó un 43,0% hasta alcanzar los 704.900. Esta cifra supuso el 15,4% del total de parados, 3,9 puntos más que en 2010.

Formación

La submuestra anual EPA permite conocer también el ‘sector de estudios’ en el que la persona, en su caso, se ha especializado y distinguir cuántos titulados hay en las distintas áreas de conocimiento como salud, humanidades, tecnología, etc.

Para una mayor información del contenido de cada sector de estudios, consúltese la CNED-2000

Considerando la población española de 16 y más años con nivel de estudios, al menos, de enseñanza secundaria superior, se observa que el grupo en el que la población se concentra mayoritariamente es el formado por los que han seguido Programas de formación básica (que representan el 28,8% del total y que se corresponden prácticamente con las personas que no han seguido estudios superiores y sólo cuentan con el bachillerato). El segundo grupo (22,1%) está integrado por los que han estudiado programas relativos a Ciencias sociales, enseñanza comercial y derecho (sociología, psicología, economía, finanzas, banca, seguros, administración y gestión de empresas, marketing y publicidad,…).

Asimismo, el 15,9% ha estudiado programas educativos de Mecánica, electrónica y otra formación técnica; industrias manufactureras y construcción y el 8,8% se ha dedicado a programas de Salud y servicios sociales (medicina, enfermería, farmacia, terapia y rehabilitación, trabajo social y orientación,…).

Influencia de la formación en el mercado de trabajo

La población de 16 y más años que había finalizado la enseñanza secundaria superior y se había formado en Ciencias, Mecánica y electrónica, industria manufacturera y construcción y en Agricultura, Salud y Servicios sociales presentó unas tasas de actividad superiores al 82% en el año 2011.

Por su parte, las personas con Programas de formación básica y desarrollo personal presentaron las tasas de actividad más bajas, inferiores al 52%. En el caso de las mujeres estas tasas se situaron por debajo del 42%.

En cuanto al desempleo, las tasas de paro más elevadas se registraron en 2011 entre las personas que siguieron Programas de formación básica y desarrollo personal (26,7%). Por el contrario, las más bajas se dieron en las personas formadas en Educación (9,63%) y en Salud y servicios sociales (11,65%).

Respecto a 2010, las tasas de paro se incrementaron en casi todos los sectores de formación, salvo en Artes y humanidades y en Servicios.

Por tramos de edad, el grupo de 16 a 24 años presentó las tasas de paro más elevadas, especialmente en los sectores de Programas de formación básica y desarrollo personal; Agricultura; Artes y humanidades; Ciencias sociales, enseñanza comercial y derecho y Mecánica, electrónica, industria manufacturera y construcción, con tasas del orden del 40% o superiores.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.