Cáritas Mallorca alerta sobre la “cronificación” de la pobreza

Cáritas Mallorca ha presentado esta mañana la Memoria 2011 de la institución, como es habitual en torno a la festividad del Corpus Christi. Han asistido Sebastiana Santmartí, Administradora General de Cáritas, Antoni Vera, director y Margalida M. Riutort, Secretaria General. La Memoria es la herramienta que tiene Cáritas para acercar su quehacer a lo largo de todo un año a los medios de comunicación y, en general, a toda la sociedad mallorquina que apoya y valora esta tarea.

La Memoria 2011 responde a tiempos difíciles y cada vez más complicados, un tiempo de crisis económica y social que ha seguido afectando a muchas personas y familias en situación de vulnerabilidad o pobreza. El lema que da título a la Memoria 2011 es 50 y +. Con ello se quiere expresar que después de haber celebrado el año 2011 los 50 años de Cáritas Mallorca como “una larga historia de servicio”, somos conscientes de que la tarea de Cáritas deberá seguir dando respuesta a la necesidad de atención y ayuda que la crisis hace más intensa, más extensa y más crónica.

Los datos muestran la crudeza de esta crisis y de cómo la sufren muchas personas y familias de nuestra isla: “Es cierto que esto no nos sorprende, porque muchos vivimos las consecuencias de esta crisis muy de cerca (familiares, amigos, vecinos, conocidos …) y nos sentimos vulnerables ante los acontecimientos cotidianos “, comentó Margarita M. Riutort, Secretaria General. El momento actual es de un sufrimiento muy elevado y las expectativas cada vez más rotas.

Esta situación, grave e intensa, que se ha ido alargando y cronificando en el tiempo ha provocado un aumento de demanda en las Cáritas parroquiales y también una respuesta solidaria por parte de voluntarios, de forma que se han ampliado acciones y servicios que antes no se tenían en cuenta.

A través de los Grupos de Acción Social (GAS) en las parroquias de la isla, se ha acompañado a 5,031 personas durante 2011, además de un número aproximado de 1.700 familias atendidas desde diferentes parroquias, prioritariamente de pueblos, que ante el aumento de la demanda han crecido en ayuda y servicios de forma más esporádica y menos profesionalizada, muchos de ellos coordinados con los Servicios Sociales municipales. Indirectamente Cáritas Mallorca ha llegado a más de 15.000 personas.

Estos datos primero nos hablan de un crecimiento aproximado respecto al año pasado de 300 personas (4.738 personas el año 2010) aunque, el número de expedientes nuevos de personas o familias ha ido descendiendo durante estos tres años últimos, lo que verifica la cronificación, la poca salida de las personas que solicitan ayuda a Cáritas.

Asimismo hay que decir que el número de personas atendidas mensualmente por parte del Programa de Acción de Base en Palma se ha mantenido en los mismos estándares del año pasado, con una media de 584 personas / familias atendidas mensualmente y un número de 70 personas / familias nuevas cada mes, con las que se ha hecho un seguimiento y acompañamiento desde los diferentes grupos de voluntarios y profesionales.

Otro dato significativo en este apartado cuantitativo de información hace referencia a las personas atendidas desde el programa AIO (Acogida, Información y Orientación) que se lleva a cabo en la sede de Cáritas Diocesana con el objetivo de dirigir las personas a las parroquias donde podrán ser atendidas o los servicios más adecuados según la situación que presentan.

Este servicio que funciona de lunes a viernes de 9’30 a 13’30 de la mañana ha atendido 6.712 demandas de las cuales un 15’2% de las personas atendidas han sido dirigidas a los Centros de Servicios Sociales Municipales de Palma, un 11’7 % han sido derivadas a servicios o recursos de la Red de Exclusión del IMAS y las otras, en su mayoría han sido derivadas a las parroquias correspondientes o se les ha informado de recursos y servicios específicos.

El número total de personas atendidas de las que podemos sacar datos específicos para su análisis y tratamiento es de 5.031 personas en total, sin embargo no todas las personas han sido atendidas por los mismos servicios o programas y por otro lado algunas de ellas han sido atendidas por más de un servicio o recurso.

Programa de Acción de Base
Trabajo individual y familiar: 2.697 personas
Trabajo grupal y comunitario: 1.160 personas
Programa de Acciones por el Empleo: 2.175 personas
Otros programas específicos: 187 personas

En cuanto a su origen, la mayoría de personas atendidas por Cáritas es de origen inmigrante, aunque los autóctonos han subido estos últimos años de forma significativa. De esta manera hemos pasado de un 13’5% en 2009, a un 16’7% en 2010 y un 24’6% en el año 2011. Pero no deja de ser significativo que el 75’4% de las personas atendidas provenga de otros países.

La diversidad es muy elevada y de hecho atendemos personas de 77 países diferentes con un 31’2% de personas procedests de países de Europa, un 35’4% de personas procedentes de África y Oriente Medio y un 31’4% de personas procedentes de Latinoamérica.

Es más poco significativa la demanda de personas procedentes de Asia o América del Norte que sólo representa un 2’3% del total de personas atendidas. Sin embargo es de destacar que el número de personas latinas continúa bajando por tercer año consecutivo, lo que viene a confirmar que personas / familias están retornando a su país ante el momento que se vive de crisis continuada. Por otro lado crece un poco el número de personas atendidas procedentes de África: el año 2009 atendieron un 31’4%, este año hemos atendido un 35’4%.

Perfiles a destacar:

Familias jóvenes, parejas y familias monoparentales con niños pequeños, con muchas dificultades para llevar la familia adelante por falta de ingresos suficientes, con un importante crecimiento de las deudas, con necesidades de apoyo por parte de los padres y familiares o con necesidades de ayuda cuando estos no están.

Familias donde todos los miembros adultos se encuentran en el paro (padre, madre e hijos mayores) sin poder hacer frente a los gastos fijos de vivienda, alimentación, sanidad, etc. contando solamente con subsidios.

Familias inmigrantes que se encontraban en situación regular y que ante la pérdida de trabajo durante un largo periodo de tiempo han perdido el NIE y por tanto su situación regular, y en consecuencia, dada la falta de ingresos, como la posible pérdida de vivienda entre otros.

Hombres inmigrantes, solos, mayoritariamente nigerianos y senegaleses, en situación administrativa irregular y con muy pocas posibilidades de regularización ante la falta de ofertas de trabajo. Son gente joven y muchos de ellos con cargas familiares en su país de origen.

Personas que han agotado las ayudas de desempleo, ayuda familiar y otros, beneficiarias de RMI y ayudas puntuales.

Hombres y mujeres solos, que ya tienen más de 50 años, con pocas opciones de trabajo y por tanto con pocas opciones de poder terminar de cotizar a la seguridad social de cara al futuro.

Familias y personas que han regresado a Cáritas después de haber finalizado procesos anteriores, se hace muy difícil un nuevo trabajo con ellos, ya que el momento es muy diferente y con muy pocas expectativas de volver a salir.

Parejas mayores y mujeres mayores solas (solteras o separadas), con problemas físicos o psíquicos sin mucha posibilidades de trabajo y sin poder acceder a algún tipo de ayuda económica o recursos más relacionales.

Parejas mixtas, principalmente de españoles y latinoamericanos, que ante el momento actual se plantean retornar a su país.

Lo que dificulta más estas situaciones, y que se añade de forma grave e importante a la carencia económica y material, es la desesperanza, la necesidad de escucha y espacios donde poder hablar, la necesidad de mediación ante una mayor conflictividad, la necesidad de reconocimiento y de valía para salir adelante, la necesidad de crecimiento personal y de relación con otras personas en la búsqueda de otras formas de afrontar su realidad. Por otro lado el hecho de prolongarse en el tiempo esta situación complica las posibilidades de cambio y de mejora, lo que puede afectar a futuras generaciones.

Manifiesto sobre la crisis

Cáritas Mallorca ha aprovechado esta presentación para exponer un pronunciamiento claro y responsable ante esta crisis y las medidas político-económicas que se están tomando y que condenan una parte considerable de la población de Mallorca a un proceso de empobrecimiento severo ya una dramática experiencia de exclusión social.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.