Antoni Pastor se salta la disciplina de voto del PP en el Parlament

El pleno del Parlament ha rechazado hoy la enmienda a la totalidad de la oposición contra la reforma de la Ley de Función Pública con el voto de todos los diputados del PP a excepción del voto del alcalde de Manacor, Antoni Pastor, que ha desobedecido la consigna de su grupo parlamentario.

Pastor ha señalado que no podía votar por el desprestigio de Baleares y, por eso, ha roto la disciplina de partido contra la modificación de la Ley de Función Pública también ha dicho que no es un día ni cómodo ni feliz para él.

Un duro debate en el que el catalán, el consenso, la libertad y un sin fin de argumentos grandilocuentes por ambas partes ha terminado con la aprobación que establece que el catalán deja de ser un requisito para trabajar en la Administración balear.

Pastor se ha desmarcado de la disciplina de voto de su partido, después de que el PP le hubiese advertido durante los últimos meses sobre la importancia de la “disciplina” en el grupo a la hora de adoptar “una decisión final” sobre el sentido del voto en la Ley de Función Pública. El PP ha defendido que con la reforma de la Ley de la Función Pública para suprimir la condición de saber catalán para acceder a algunos puestos de trabajo de la administración balear, que pasa a ser un mérito, cumple una de las promesas con las que ganó las últimas elecciones autonómicas.

Armengol ha criticado el “crimen cultural” que se producirá con la modificación de la Ley de Función Pública, ha citado los nombres del presidente del Govern, su vicepresidente y consellers, y ha considerado que estos siete nombres serán recordados en la comunidad por un “genocidio cultural” contra la lengua.

El conseller de Administraciones Públicas, Simón Gornés, ha señalado que “la administración no puede tener preferencia por una lengua”, sino que deben ser los ciudadanos los que escojan entre ambas, ha señalado y ha incidido en que la modificación de la normativa está relacionada con “la libre elección y con hacer normal lo que es normal en la calle”.

Mientras todo se debatía el morbo estaba en la bancada Popular, de todas maneras la posibilidad de que Pastor no continúe en el grupo popular no hace peligrar el apoyo mayoritario al Govern de José Ramón Bauzá.

El PP convocará a la comisión de derechos y garantías del partido para estudiar qué sanciones impone la formación a Pastor.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.