SATSE pide al personal de enfermería que se limite a cumplir estrictamente su horario de trabajo

El Sindicato de Enfermería ha solicitado a todos los enfermeros de Baleares que durante la próxima semana se limiten a cumplir estrictamente el horario de sus turnos de trabajo (de 7 horas mañana o tarde y de 10 horas el turno de noche).

Actualmente, en cada cambio de turno, los profesionales de la Enfermería dedican media hora de trabajo a transmitir verbalmente el estado, las incidencias y los cuidados pendientes en relación a cada paciente. Esta labor agiliza el trabajo, personalizándolo, y dota a la asistencia al usuario de continuidad y de calidad asistencial. Sin embargo, el tiempo que invierte en ello el colectivo enfermero, y que se estima en una media hora diaria por profesional (unos 15 minutos a la entrada de turno y otros 15 minutos a la salida) nunca ha sido computado como jornada efectiva de trabajo, siendo por tanto tiempo personal que la enfermera cede voluntariamente por un mejor funcionamiento del sistema y un incremento de la calidad asistencial.

A partir del 1 de Julio, la jornada laboral en sanidad, al igual que la de otros ámbitos públicos, pasa de 35 a 37,5 horas. SATSE afirma que, sin lugar a dudas, el colectivo enfermero, con titulación universitaria y un alto nivel de cualificación, y responsable directo del paciente durante las 24 horas del día, ya realiza una jornada semanal de 37,5 horas y exige su reconocimiento por parte de la administración. Ni más, ni menos: sólo el reconocimiento de la jornada de trabajo efectivamente realizada.

La sanidad pública y los profesionales de Enfermería llevan ya tres años sufriendo continuos recortes presupuestarios y de condiciones de trabajo. Por ello, SATSE ha decidido poner en práctica esta medida de presión que servirá de experiencia previa de lo que ocurrirá a partir de septiembre si la jornada de trabajo real no se reconoce al colectivo. Los turnos de trabajo, desde el 18 al 24 de junio se realizarán estrictamente de las 8 a las 15 horas, de las 15 a las 22 horas y de las 22 a 8 horas. En el momento en que llegue el profesional de relevo, se marchará el que finaliza el turno. No se realizará por tanto traspaso verbal de información, salvo lo imprescindible, lo que significa que se tendrán que recoger todas las incidencias informáticamente en la historia clínica de los pacientes, historias que el profesional entrante deberá consultar, una por una, haciendo uso del sistema informático, a fin de obtener la información relevante sobre los pacientes, cuestiones pendientes, pruebas previstas, etc, a fin de poder organizarse el trabajo del turno. Durante esos días ningún enfermero hará concesiones al Ib-Salut o al Govern, no se regalará ni un minuto de nuestro tiempo a una administración que no escucha y que impone. La intención de esta medida de presión es demostrar lo necesaria que es para la continuidad de la asistencia esa media hora de solape entre el turno de enfermería entrante y el saliente, y que se reconozca desde el momento actual y coincidiendo con el incremento de la jornada laboral el tiempo propio que los profesionales dedican a ello como jornada efectiva de trabajo.

Sólo en un hospital como Son Espases, SATSE calcula que las 1.200 enfermeras de la plantilla “regalan” a la administración unas 100.000 horas de trabajo enfermero (unas 85 horas de media anuales por profesional), que serían unas 50.000 horas en el caso de Son Llàtzer, y entre 20.000 y 30.000 horas anuales en los hospitales Mateu Orfila, Can Misses, Inca y Manacor. Estas 250.000 horas “gratis” están ahorrando a Ib-Salut la contratación de más de 150 enfermeras en el conjunto de los hospitales de la comunidad autonóma, precisamente tantas como de las que el Govern pretende prescindir con el aumento de jornada.

En cualquier caso, SATSE garantiza, en función de la profesionalidad del colectivo de enfermería, que las repercusiones sobre el paciente serán las mínimas posibles. Bajo ningún concepto se abandonarán los servicios antes de la llegada del turno entrante ni cuando una situación de urgencia lo requiera. Sin embargo, previsiblemente habrá que lamentar importantes demoras en cuestiones no esenciales, y graves problemas organizativos en el conjunto de los centros hospitalarios.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.