Carreras tiene flor

Lluis Carreras tiene flor. Y vaya flor. El técnico bermellón ha visto cómo hoy el Mallorca sumaba los tres puntos tras jugar 75 minutos con un futbolista más. Un tiempo en el que los isleños han sido peores que su rival, pero en el que sólo han encajado un gol. Después, en siete minutos mágicos, Hemed y Thomas han volteado el resultado, y Miño ha culminado el milagro parando otro penalti en el minuto 90.

Las cosas se ponían bien para el Mallorca antes de llegar al cuarto de hora. El árbitro entiende como intencionado un codazo de Willian Jose sobre Agus en el centro del campo, y expulsa con roja directa al futbolista del Real Madrid.

Aún así, los bermellones tardarían casi media hora en lanzar a puerta. Lo harían con un disparo de Gerard Moreno que atraparía el portero del filial madridista.

De hecho, la superioridad numérica de los isleños no se iba a aprovechar en absoluto. En la reanudación, dos minutos después de que el colegiado anulara un gol a Gerard Moreno por fuera de juego, el Real Madrid Castilla se ponía por delante en el marcador. Lucas aprovechaba un rechace del poste para batir a Miño ante la pasividad de la defensa mallorquinista (1-0).

Los locales podrían haber ampliado la distancia, pero fallaron en los últimos metros. En cambio, el Mallorca iba a afinar la puntería, y en apenas cinco minutos, entre el 37 y el 42, Hemed primero y Thomas después con un golazo ponían el 1-2.

Parecía resuelto el partido, pero aún habría margen para una dosis de épica, protagonizada por Rubén ‘parapenalties’ Miño, que en el 90 volvía a convertirse en protagonista salvando un triunfo que permite a los bermellones situarse a sólo un punto de los puestos de promoción.

El juego, para olvidar. El resultado, en cambio, invita a creer. Ahora tocará ganar el sábado al Recreativo de Huelva.

 

 

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.