Un estudiante contra las reválidas: «Nadie nos ha pedido nuestra opinión»

Cientos de jóvenes han tomado las calles hoy, miércoles 26 de octubre, para protestar contra las reválidas de la LOMCE implantadas por el Gobierno. Este diario se ha acercado a algunos de los estudiantes que han secundado presencialmente la huelga en Palma para conocer sus posturas. Las críticas mayoritarias hacia las reválidas se resumen en que se produce una situación de no retorno, en la que si no se superan la vida estudiantil queda sentenciada y encaminada de manera irreversible.

Álex Lozano, un joven de 17 años, explica que encuentra «injusto que en cuatro o cinco exámenes tiremos a la basura todos los años de esfuerzo que invertimos para llegar a Bachiller». Yumara Sánchez, una chica de 16, comenta que si un alumno no aprueba las reválidas en Bachillerato «sale solo con la titulación de la ESO y no es justo que habiendo aprobado dos años y habiéndolo hecho todo bien sea como si no hubiera hecho nada. No puedes acceder ni a una universidad ni a una FP de grado superior», hecho que considera muy negativo. Juan Nadal, de 17, coincide: «Si suspendes la reválida, es como si no hubieras hecho nada, no tiene nada que ver con la Selectividad, que se hacía al salir de Bachillerato».

Marc, de 15 años, comenta que han tomado la calle «para protestar por nuestros derechos«. Ha explicado que «la LOMCE y las reválidas son injustas, y si las cosas van bien, no es lógico que el Gobierno las cambie si el sistema ya funciona, sabiendo que hay muchas posibilidades de que estos cambios salgan mal». Álvaro, también de 15, recuerda que «no hay demasiado apoyo» a las reválidas por parte de la comunidad educativa y ha criticado que no se les haya consultado: «Nadie nos ha pedido nuestra opinión. Ellos han tomado una decisión, y punto. Es totalmente injusto. Creen que esto nos motiva y es justo todo lo contrario.»

Cristina Aznar, una chica de 14 años, afirma que le «parece increíble que tras esforzarnos curso por curso cada año para poder pasar y que al terminar tengamos que hacer un examen de todo el curso con más esfuerzos para poder pasar» y lamenta los riesgos que conlleva.

Lluc Bosch, de 16 años, está repitiendo Cuarto de ESO, y lamenta que «si este año hay reválidas y el examen me va mal me habré comido cuatro años de ESO para nada. Tendría que ir a una FP básica y eso sería injusto si yo lo he aprobado todo».

Ante las preguntas de si estas concentraciones pueden funcionar, Álex afirma que «puede que sí o puede que no», pero considera que «no podemos quedarnos de brazos cruzados porque entonces está claro que no haremos nada». Juan espera que «valga la pena», mientras que Yumara ha lamentado que «no nos hacen caso», a pesar de que ha dicho que «por probar, que no quede. Al menos sirven para que sepan que estamos en contra».

Marc y Cristina «esperan que sirva para algo», aunque tienen sus dudas. Jaume Borrás, que hace Cuarto de ESO, es pesimista: «No creo que funcione, pero algo es intentarlo. Al menos debe saberse que estamos en contra».

Muchos estudiantes coinciden en que es necesario despertar las conciencias de la sociedad y los políticos. Marta, que estudia Primero de Bachillerato, lamenta que estos cambios «se hacen por motivos políticos, por ir en contra del Gobierno anterior, en lugar de pensar primero en los estudiantes. Si me dices que están haciendo una mejora porque piensan en nosotros, los estudiantes, pues vale, pero no es el caso», concluye.

 

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.