El Consell tendrá en cuenta las “realidades territoriales” en Mallorca al zonificar

El Consell de Mallorca, que será el encargado de zonificar los alquileres vacacionales con la nueva ley turística, ha avanzado que tendrá en cuenta las “realidades territoriales distintas” que existen en la Isla a la hora de marcar las zonas donde se permitirá el arrendamiento turístico.

Así lo ha expresado el Consell en una nota de prensa después de la presentación por parte del Govern del anteproyecto de modificación de la ley de turismo, que convertirá a los Consells insulars y el Ayuntamiento de Palma en los encargados de marcar dichas zonas.

“Mallorca tiene realidades territoriales distintas y se tendrán en cuenta para la zonificación”, ha incidido la institución insular, que ha recordado que tiene la competencia en ordenación del territorio y los ayuntamientos, en materia urbanística.

En el caso de Palma, el Ayuntamiento delimitará las zonas dentro del municipio donde se quiera desarrollar esta actividad.

“NO ES LO MISMO EL PUERTO DE ALCÚDIA QUE BÚGER”

“No es lo mismo el Puerto de Alcúdia que Búger”, ha reconocido el Consell, que ha recordado que “no todo lo que está relacionado con los alquileres vacacionales es perjudicial” puesto que “también ha sido el empuje que ha aportado visitantes a los pueblos de interior que nunca habían podido tener actividad relacionada con el turismo”.

Una vez se haya aprobado la modificación de la Ley de turismo, se empezarán a marcar las líneas sobre el territorio de Mallorca. Después, los ayuntamientos podrán restringir aún más, si lo encuentran necesario. Y finalmente el Pleno del Consell de Mallorca aprobará la zonificación que se determine.

Según el Consell, representantes de los departamentos insulares de Territorio e Infraestructuras han participado “activamente” en la redacción del borrador en reuniones con el Govern.

La consellera de Territorio e Infraestructuras, Mercedes Garrido, ha mantenido que “era imprescindible regular el alquiler vacacional”, ya que “las viviendas deben cumplir la función social de acceso a la vivienda”. Por este motivo, ha llamado a “intentar no morir de éxito”.

Para Garrido, la “regulación restrictiva” en la que entra la ley “es la adecuada”: “Debemos permitir la economía colaborativa, pero también se observa que se está llevando a cabo una actividad económica profesional”, ha advertido.

En esta línea, ha apostado por la zonificación para “garantizar el acceso a la vivienda” porque “no queremos que el coste de alquiler incremente de manera exagerada”. Además, ve “lógico” que los edificios tengan que tener un mínimo de 10 años”.

En cuanto al suelo rústico, la consellera ha recalcado que el suelo rústico de Mallorca sufre una presión “que no es capaz de soportar” ya que “hay una gran cantidad de alquileres turísticos y el suelo rústico no está previsto para vivir, ni para que sean solares donde se hagan chalets”.

Además, los alquileres vacacionales en suelo rústico “generan una gran movilidad con coches y hace que se tenga la sensación de saturación en las carreteras”.

Por su parte, el conseller insular de Economía y Hacienda, Cosme Bonet, ha defendido que el crecimiento de Mallorca como destino turístico “debe ser ordenado” para garantizar la calidad.

Además, Bonet ha añadido que “zonificar es importante desde el punto de vista de la oferta turística de Mallorca, ya que el alquiler vacacional es un activo importante para el desarrollo económico local en los pueblos de interior” pero “debe tener un tratamiento distinto en Palma y en las zonas turísticas maduras”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.