Cort levanta las iras vecinales con los cambios circulatorios en el centro

Calle Can Troncoso

“Estamos absolutamente desmoralizados. En el centro de Palma no se hace  nada de nada. Desde el Ajuntament de Palma vienen a  vernos, escuchan nuestras reivindicaciones y después todo sigue igual”. Esta lamentación procede  de la Asociación de Vecinos de La Calatrava, Montesión, Santa Clara que a finales de noviembre recibió la visita del alcalde de Palma, Antoni Noguera y desde entonces, “todo sigue igual”.

Desde la asociación vecinal,  y visto que las demandas  no son atendidas, han trasladado sus quejas a  los grupos de la oposición municipal en Cort para denunciar, entre otras situaciones que, al parecer, una mujer tuvo que ser operada de un brazo tras ser golpeada por un camión en la calle Troncoso: “Desde hace mucho tiempo venimos denunciando que esta calle que comunica la plaza de Sant Francesc con la Plaza Cuadrado es un peligro pues es una vía muy estrecha. Por la misma pasan todos los días personas y vehículo ya que con la reforma circulatoria han eliminado la salida de Ramón Llull a la circulación rodada y todos los coches se ven obligados a salir por esta calle”, señalan en la asociación.

“Es un tramo muy peligroso –continúan-, y lo hemos denunciado varias veces por el peligro que presenta para las personas. El edil de Mobilitat, Joan Ferrer, cuando le informamos nos respondió que lo primero eran las personas, por lo que no van a  hacer nada”.

Además  de esta situación de caos circulatorio hay que sumar que los vehículos se encuentran con un tapón de botella para salir desde la plaza de Sant Francesc hasta las Avenidas debido al corte de varias calles que impiden salir por los juzgados. Los vecinos también han denunciado que el Ajuntament de Palma ha colocado una señal de tráfico que obliga a todos los vehículos que salen de la plaza de Santa Catalina a desviarse por la calle Colón lo que implica dar una vuelta considerable a aquellos coches que desea  trasladarse al centro de la ciudad.

Todas estas actuaciones  han encrespado los ánimos de los vecinos que  entienden que el Ajuntament de Palma los tiene absolutamente abandonados “ya que, además, no han hecho nada ante  otras demandas nuestras como la pésima situación de algunas calles con baches y piedras levantadas y que tengamos que seguir soportando el ruido y la suciedad que genera la fiesta del bar Flexas, entras otras cosas”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.