Si tienes 45 años e ingresos por debajo de 429€ puedes pedir la renta social

La renta social garantizada presenta este año algunas novedades que amplían el abanico de usuarios y núcleos familiares que pueden acceder a esta prestación al no disponer de ingresos suficientes para su subsistencia mensual.

A diferencia de otros años, a partir de enero esta renta social a la que pueden acceder las personas mayores de 45 años, también puede ser solicitada por aquellas personas que disponen de ingresos mínimos por debajo de los 429 euros y no únicamente las que no disponen de ingresos o con menores a su cargo.

Esta ampliación de la cobertura de la renta social posibilitará que un mayor número de usuarios pueda acceder a esta prestación económica que en el 2016, inicio del servicio social, benefició a  más de 8.500 usuarios entre familias y personas solas. La prestación llega hasta los 670 euros en el caso de las familias y de 108 en el supuesto de las personas que perciben una pensión no contributiva (PNC)

Desde la conselleria de Serveis Socials i Cooperació, cuya titular es Fina Santiago, destacan que al aumentar el abanico de posibilidades de acceso para acceder a la renta, aumentará el número de solicitantes con respecto a pasados ejercicios aunque no se ha cuantificado cuál será el número de solicitantes ya que  las  solicitudes se están empezando a recibir en este mes de enero.

Uno de los problemas  ha sido la imposibilidad de numerosos usuarios de acceder a los impresos de las solicitudes de prestación a través de Internet  para posteriormente pedir cita previa y entregarlos. En este punto, la conselleria dispone de un equipo de trabajadores sociales que desde los diferentes  centros de los servicios sociales de los ayuntamientos se encargan de atender y ayudar a los usuarios a rellenar la solicitud.

Asuntos Sociales puntualiza que esta renta social tiene como objetivo primordial “fomentar que las personas puedan encontrar un puesto de trabajo y que la pensión mínima se complemente con una ayuda económica”.

La renta social, en principio, no tiene fecha de caducidad pues desde la conselleria se confía que, además de continuar con esta prestación durante esta legislatura, en el supuesto de que se produzca un cambio político en las próximas elecciones generales “se continúe con esta política de prestaciones económicas de ámbito social”.

Los cierto es que es que la renta social ha despertado el interés de numerosas personas solas mayores de 45 años sin trabajo o con ingresos muy reducidos  y de núcleos familiares que, pese a la mejora de la actividad económica balear, encuentran  notables obstáculos para acceder al mundo laboral o complementar su exigua remuneración laboral.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.