Sant Antoni y los dimonis hacen estallar la fiesta en todo Manacor

Sant Antoni es uno de los días grandes del municipio de Manacor, donde la fiesta llega a todas las calles en forma de fuego y de fiesta. Durante toda la mañana los que habían preparado un fogueró han podido recoger la leña y toda la decoración en los cerca de 30 foguerons. Y es que este año en las diferentes calles de Manacor se queman unos 100 foguerons durante la noche de Sant Antoni, unos foguerons que se han ido montando durante la jornada y que en muchos lugares están rodeados de torradoras para asar.

Por el portal salieron los cuernos del demonio y la euforia se desata. Miles de personas estallaron de alegría. Y es que la salida de los demonios marca el inicio de una de las fiestas más esperadas por los manacorins y manacorines. Después del primer baile un gentío puso rumbo al Ajuntament para presenciar como los demonios y Sant Antoni entraban a la  Sala de Plenos. Cómo ya es tradición, el demonio ha recibido la vara de manos de la batlessa, Catalina Riera. Todo un símbolo para aclarar que es el demonio quien gobierna en el pueblo durante la fiesta de Sant Antoni.

Sant Antoni Manacor
Sant Antoni Manacor

Después de la recepción oficial al Ayuntamiento los demonios saludaron desde el balcón municipal a los que esperaban ver el baile que en Manacor es sinónimo de gran fiesta. La música volvió a sonar a pie de calle y los demonios retomaron sus danzas y con Sant Antoni bailaron ante el Ajuntament. Y los bailes continúan en otros puntos, por las calles de la ciudad de Manacor y al sonido de la música característica de Sant Antoni. La vuelta de los demonios del atardecer, como ya es tradición, acaba con la visita a la residencia de personas mayores.

Una nueva etapa de la fiesta empieza a las 19 h con la Colcada. La pandilla de demonios, Sant Antoni, representantes del Patronato de Sant Antoni y representantes municipales se concentran ante el Ajuntament para iniciar la Colcada con la banda de música y los ciudadanos de Manacor esperando. Todos juntos se dirigen hacia la iglesia, donde a las 19.30 h empiezan las Completas y se cantan los gozos. Media hora más tarde, a las 20 h, el Dimoni Gros  enciende el primero fogueró, que se quema junto ante la Vicaría. Y después de éste, el centenar largo de foguerons ya se han empezado a quemar en las torradoras para celebrar Sant Antoni  al tiempo que suavizan la frialdad de la noche.

Con los primeros rescoldos de fuego empiezan las torradoras en los diferentes foguerons. Los vecinos salen a compartir esta cena de sobrasada, panxeta, botifarrons, lomo y pan tostado que dan energía para seguir el ritmo de los demonios durante sus bailes nocturnos. Unos bailes que no finalizan hasta muy entrada la madrugada.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.