Meliá valora emprender acciones penales por el fraude de las intoxicaciones

Meliá ha informado este martes de que está valorando la posibilidad de emprender acciones penales en el caso de las reclamaciones falsas por supuestas intoxicaciones alimentarias en hoteles de Mallorca, una causa en la que se ha personado como acusación particular.

Fuentes de Meliá han explicado a Europa Press que una vez dispongan de toda la información del caso, cuyo secreto de sumario fue levantado recientemente, valorarán si toman acciones penales o ejercitan la responsabilidad civil y exigen indemnizaciones.

De esta manera, han explicado que seguirán la misma estrategia e irán revisando las reclamaciones pendientes “una por una” ya que tienen “esperanza” de que este procedimiento abra “la vía para que se dé un gran paso adelante contra estos fraudes”.

Desde Meliá han querido destacar también el “esfuerzo y la proactividad” del Gobierno británico que desde hace un año está trabajando para prevenir este tipo de situaciones y contribuir a concienciar a todos los actores.

RECLAMACIONES APROVECHANDO LA LEY BRITÁNICA

El pasado septiembre, la Guardia Civil desarrolló en Mallorca la ‘operación claims’, con la que desarticuló a un grupo organizado presuntamente responsable de esta estafa millonaria, cometida a través de reclamaciones falsas por supuestas intoxicaciones alimentarias en hoteles de la Isla. Fueron detenidas siete personas de nacionalidad británica.

Según las estimaciones de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), entidad que también se ha personado en la causa, la cuantía de la estafa podría alcanzar los 50 millones de euros desde 2014. En 2016, se recibieron 400 reclamaciones por valor de casi 8 millones de libras.

La organización se dedicaba presuntamente a captar turistas británicos para que presentaran en su país de origen reclamaciones falsas por intoxicaciones alimentarias sufridas durante sus vacaciones en hoteles en Mallorca. Para ello aprovechaban una modificación de la ley en Reino Unido en 2013, en cuanto al procedimiento de arbitraje de consumo, que excluía todas las reclamaciones por prestación de servicios realizados fuera de territorio británico.

De este modo, la legislación británica permite presentar estas reclamaciones a través del touroperador hasta tres años después y como prueba basta demostrar que se adquirió un medicamento contra dolencias estomacales, por ejemplo, sin necesidad de presentar justificante o pericial médica.

A continuación los touroperadores abonan la indemnización al consumidor y después la descuentan al hotel. Este problema no sólo afecta a Baleares, sino que también se da en otras zonas de España como Canarias o Valencia.

La Guardia Civil recibió varias denuncias por parte de testigos y directores de hoteles de la zona turística de Alcudia que aseguraban que turistas británicos reclamaban, de forma fraudulenta, indemnizaciones por haber sufrido supuestas intoxicaciones alimentarias durante su estancia en los establecimientos hoteleros en los que se hospedaban en régimen de todo incluido.

Estos clientes eran captados en la calle por ‘tiqueteros’ en los alrededores de los complejos hoteleros. Los ‘tiqueteros’ les ofrecían gestionar las reclamaciones falsas y les indicaban lo que tenían que hacer cuando volvieran a su país –normalmente, Reino Unido–.

DENUNCIA DE MAC HOTELS

Otra cadena personada en la causa es Mac Hotels, que presentó una denuncia ante la Policía Nacional por el presunto fraude tras detectar reclamaciones excesivas desde hacía años, lo que inició las investigaciones en los juzgados de instrucción de Palma.

La cadena aportó pruebas como fotografías, grabaciones de audio, vídeos y abundante documentación, reunidas a lo largo de seis meses tras contratar a un grupo de detectives.

Según la cadena, los abogados británicos proponen a los turistas plantear estas reclamaciones y a cambio se llevarían alrededor de un 60 por ciento de la indemnización, generalmente de entre 7.000 y 8.000 euros.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.