El GOB advierte de la grave situación ecológica de s’Albufera

La protección de s’Albufera es uno de los grandes hitos en la historia de la conservación del patrimonio natural de las Balears, y siendo el primer parque natural declarado en las Islas abrió camino al resto de espacios que se protegieron en años posteriores. Sin duda a lo largo de estos 30 años, se ha hecho mucho y muy buen trabajo en la conservación de s’Albufera, gracias especialmente a un equipo técnico muy comprometido y a las entidades y personas que han desarrollado una gran tarea investigadora, pero desgraciadamente todos sabemos que estas energías positivas no siempre han contado con el necesario compromiso político.

La Conselleria de Medi Ambient  ha emitido un comunicado informando de la conmemoración del 30è aniversario de la declaración del parque natural de s’Albufera de Mallorca. Coincidimos con la Conselleria al destacar las mejoras ambientales que ha supuesto la protección y gestión del parque a lo largo de tres décadas, pero echamos de menos un análisis más crítico y la definición más comprometida de los retos que hay que abordar.

Así, desde la Conselleria se llama que «hay que recuperar el personal y los recursos perdidos a comienzo de la actual década, que dejaron s’Albufera en una situación muy precaria desde un punto de vista de gestión», y que «la actual crisis del agua (salinización y eutrofización, provocadas por las extracciones masivas de agua dulce y por la entrada de aguas contaminadas por nutrientes) demuestra que hay que actuar en la cuenca hidrográfica». Ante esto, manifiesta que «es una tarea ambiciosa que hay que afrontar con ilusión».

Consideramos que afrontar estos retos con ilusión está muy bien, pero sólo se resolverán con compromiso, decisión, presupuesto y competencia, aspectos que desgraciadamente tenemos que decir que no observamos con suficiencia.

En la primera memoria de seguimiento del parque elaborada durante esta legislatura (2015) ya se pusieron de manifiesto tanto los graves problemas de calidad hídrica como las carencias en capacidad de seguimiento de la biodiversidad y en la vigilancia del espacio protegido. El octubre de 2016 el director del parque presentó un informe muy contundente sobre la extrema gravedad de la situación ambiental del parque debido a la mala calidad del agua. Igualmente en los posteriores programas anuales de actuación de 2016 y 2017 se previeron dotaciones de personal de seguimiento ecológico y de vigilancia.

Lamentablemente tenemos que decir que a poco más de un año del final de legislatura los avances necesarios no existen o no son significativos. Los incrementos previstos de personal se han incumplido tanto el 2016 como el 2017, y no se observa ningún avance importante para resolver pronto la gravísima situación ecológica del parque.

Claro que hay que celebrar el 30è aniversario en la protección de s’Albufera de Mallorca, pero más que con fotos, nuevos logotipos y actividades públicas desde el GOB instamos a Medi Ambient a conmemorarlo con la aprobación y desarrollo urgente de una estrategia de mejora ambiental y con la necesaria planificación y disponibilidad de recursos, para sacar parque de la situación de grave crisis ambiental que está sufriendo.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.