El Govern no da marcha atrás y aprueba el decreto del catalán en la Sanidad

Patricia Gómez, consellera de Salud, a quien acusan de no decir la verdad en Madrid sobre el catalán en la Sanidad (Archivo)
Patricia Gómez, consellera de Salud, a quien acusan de no decir la verdad en Madrid sobre el catalán en la Sanidad (Archivo)

Por María Jesús Almedáriz

No ha habido sorpresas, y pese a que el Consell Consultiu no ha sido unánime en su dictamen, con 3 votos particulares en contra, el Govern de Francina Armengol ha dado el visto bueno y ha puesto su sello al controvertido, polémico y criticado decreto del catalán.

Un decreto, cuyo anuncio de aprobación se ha ventilado la consellera de Salut Patricia Gómez en 2 minutos contados, aunque después ha contestado a todas las preguntas que le han formulado los periodistas.

Sin embargo la primera en saltar al ruedo antes de que lo hicieran los profesionales de los medios de comunicación en la sala de prensa del Consolat de la Mar, ha sido la portavoz del Ejecutivo y consellera de Presidencia, además de abogada de profesión y lo ha hecho para puntualizar que: “No cabe un decreto de inconstitucionalidad, porque no es una Ley, es un decreto y la Justicia que le toca es la ordinaria”.

Aclarada la cuestión la consellera de Salut ha tenido que responder a cuestiones como si es consciente de que es un decreto muy contestado por el sector de la Sanidad. Y Patricia Gómez ha dicho que “lo que está claro es que estas críticas no están fundamentadas. Son opiniones que puedo respetar pero tan sólo son eso opiniones“.

En este punto ha recordado Gómez que el decreto del Govern ha recibido el apoyo del 65% del sector, CCOO y el sindicato de Enfermería Satse, y que lo fundamental es que se puedan convocar oposiciones. El resto de sindicatos, Simebal y CSIF votaron en contra en el proceso de negociación.

Son 5.000 plazas cuya convocatoria oficial se hará una vez se trate en la Mesa Sectorial que se reúna la próxima semana. Si la Mesa da su visto bueno, “al día siguiente convocamos las oposiciones”, ha asegurado la consellera de Salut.

Patricia Gómez ha recordado que el catalán en la Sanidad es un requisito porque así está establecido en la Ley de 2016.

Pero la consellera ha ido más allá al afirmar que espera que si la parte crítica con el decreto decide interponer un recurso, “la Justicia se posicione al lado del interés general. Y unas oposiciones de 5.000 plazas es interés general”, ha puntualizado.

En estos momentos en la sanidad balear trabajan 16.000 profesionales, casi 14.000 plantilla fija y el resto personal eventual y sustituto.

Recordamos que con el decreto del catalán los médicos deberán acreditar o sacarse el nivel B1, los auxiliares y celadores el A2 y el personal adscrito a tareas administrativas el nivel C, como en el resto de la Administración autonómica.

 

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.