Conversación surrealista pero cierta

– Buenos días ¿Dígame en que puedo servirle?

– Necesito ayuda y vengo a informarme.

– Estamos a su disposición en que puedo ayudarle?

– Me han dicho que reparten comida y necesito, que es lo que pueden darme?

– Primero hablaremos un poco

– No, si yo sólo quiere ayuda

– Ya señora, lo entiendo pero necesitamos saber cosas de usted.

– Y a usted que le importan mis cosas yo sólo quiero comida.

– Verá usted, podemos atenderle y ayudarle pero necesitamos una serie de datos, documentos y confirmarlos …

– No pero es que solo quiero comida

– Bueno, deme su DNI, ¿Cuántos son de familia?

– Somos cuatro, mi marido y dos hijos mayores …

– Necesito pues certificado de empadronamiento

– No lo traigo

– Bueno tome usted este papel donde encontrará reseñada la documentación que precisamos y cuando la tenga vuelva.

– ¿Y tengo que estar apuntada al paro? no lo estoy, mi marido tampoco, hace chapuzas y no le interesa y mis hijos trapichean un poco en negro y … esto de la Vida Laboral no sé lo que es, recibo de alquiler no tengo, la casa es mía …

– Señora, lo sentimos no puedo ayudarle si no demuestra su necesidad que comprobaremos documentalmente y con un trabajador social

– En otra entidad me dan sin tanto rollo, ustedes ponen muchos problemas …

– Lo sentimos nosotros ayudamos a las familias que lo necesitan y nos lo demuestran, si no nos lo demuestra usted …..

La ayuda social, en algunas entidades, desgraciadamente, se ha convertido en una pantomima o pantalla que se usa para otras actividades, quizás actividades interesadas y lucrativas para vivir de ello. Esta falta de rigor, lo contrario a ésta, en donde escuche la anterior conversación, hace mucho daño a la sociedad y a las entidades solidarias que filtran a las familias a quienes otorgan su ayuda y restan la capacidad que esta ayuda llegue a grupos sociales necesitados dado que los recursos son escasos y se diluyen en ayudas, algunas veces no necesarias.

No se trata de criminalizar a nadie que solicite ayuda, faltaría más, esto no es bueno, se trata de eliminar y denunciar a estas entidades “pantalla” que más de una hay, para racionalizar y mejor canalizar esta ayuda al margen de la ayuda oficial.
Hoy mi opinión es una, lograr la centralización o intercambio de los datos, que ello es absolutamente posible sin saltarse la Ley , sobre las personas y familias que reciben estas ayudas materiales y evitar, que se produzca duplicado de ayudas y picarescas entre los beneficiarios, de los cuales algunos, perciben ayuda de varias entidades a la vez. Tomen nota. Los unos y los otros saldrían ganando.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.