“No puede ser que los anticaza del Govern quieran regular esta actividad”

Por Josep Medrano

Los cazadores se han plantado. Están cansados de que los traten como “asesinos o criminales”. El presidente de la Federación Balear de Caza, Pedro Bestard, asegura que los animalistas “nos están atacando de mala manera y sin razón”. Por ello gritan “basta ya, no somos gente rara”.

Bestard afirma que “la caza es deporte, es cultura y es tradición”. El representante de los cazadores se justifica argumentando que es “su forma de vida” y que no tienen que pedir perdón porqué “no hacemos nada malo”. “La caza es una actividad que está muy regulada, de las más reguladas que hay”, sigue argumentando.

Concentracion cazadores aguilaLa Federación de Caza asegura que tiene una buena relación con el Consell de Mallorca, la administración competente para regular esta actividad. “Hay algún que otro rifirrafe, lo normal, pero no tenemos ningún problema con ellos”, asegura Bestard. El problema está con el Govern. “La caza no es competencia suya y se meten”, critica el representante de los cazadores.

“No le corresponde al Govern regular la caza, no es su competencia y, además, no saben sobre el tema”. Bestard asegura que los técnicos del Consell son cazadores y “saben sobre lo que regulan”. En cambio, los del Ejecutivo autonómico “no lo son”. “No puede ser que los anticaza del Govern quieran legislar esta actividad, tiene que ser una persona que entienda de esto, tiene que tener conocimiento”, concluye.

balcaza-3

Bestard considera que “el cazador es el primer ecologista, es el que mantiene el mundo rural”. Los cazadores “mantienen la población de animales salvajes dándoles de comer” para luego tener caza. “Si no cazáramos, algunas especies desaparecerían y otras se reproducirían en demasía”. La Federación recuerda un estudio que afirma que, desde la prohibición de la caza de la paloma o pichón, la población se podría disparar hasta los seis millones de ejemplares asilvestrados, “una animalada” asegura Bestard. “Si no estuvieran los cazadores, cambiaría el ecosistema”, concluye.

El presidente de la Federación de Caza no niega que puede haber cazadores que actúen mal, pero asegura que son “elementos discordantes, como los hay en todos los sectores de la sociedad. Pero no se puede generalizar”. “En el último año ha habido entre 60 o 70 denuncias a cazadores, de un total de 20.000, es un porcentaje muy pequeño”.

cazaPara solucionar esta controversia, Bestard invita a aquellos que no les gusta la caza para conocerlos mejor. “Si pasan un día con nosotros y ven lo que hacemos, cambiaran de idea y la imagen que tienen de los cazadores”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.