Ocupación de viviendas en Palma ¿Quién pone el cascabel al gato?

Imagen de archivo

La ocupación ilegal de viviendas en Palma ha pasado de convertirse en un hecho aislado producto de la crisis económica a un negocio floreciente donde las mafias y los “narcopisos” emergen en todas las barriadas. Estas ocupaciones han levantado la alarma social pues los propietarios de los inmuebles ocupados no disponen de medios legales eficaces que les ampare y la vía judicial es muy lenta.

La ocupación ilegal, en la actualidad, no la realizan las familias necesitadas sino, al contrario, se ha convertido en un negocio donde campan a sus anchas las mafias para convertir las viviendas en los denominados “narcopisos” destinados al tráfico de drogas, lo que ha generado miedo e  indefensión entre los vecinos afectados dada la peligrosidad con la que actúan estas mafias.

En Palma se desconoce cuántas viviendas han sido ocupadas por personas que no tienen donde cobijarse y las que son ocupadas por las mafias. Cada día, se reciben numerosas denuncias de nuevas ocupaciones de viviendas cuyos propietarios se las ven y se las desean para que  estos inquilinos las abandonen pues son conocedores de que la justicia no es rápida en estos casos. Al final, al propietario que puede volver a recuperar su vivienda le ha supuesto como mínimo dos años de luchas judiciales y un coste económico muy considerable.

El grupo municipal de Ciudadanos en el Ajuntament de Palma ha presentado una propuesta a debatir en el próximo pleno municipal en el que insta a todos los grupos municipales a que se sumen  a sus propuestas entre las que se encuentran  la actual modificación de la Ley de Bases de Régimen Local con el objeto de permitir a los ayuntamientos ejercer las acciones judiciales  que procedan en caso de ocupación ilegal de una vivienda.

Asimismo, insta a la creación de la Oficina de Defensa de los Derechos de los vecinos afectados por la ocupación ilegal que velará por la seguridad y convivencia de los vecinos afectados por  una ocupación ilegal.

Para este grupo político,  ante  la situación de indefensión de los propietarios que ven ocupar su vivienda “la administración municipal permanece inmutable e incluso en ocasiones demostrando una actitud negacionista”.

En la propuesta también se sugiere que se refuerce de forma inmediata la presencia policial y patrullaje preventivo en las zonas afectadas por el problema de la ocupación.

Determinadas zonas como Son Gotleu, Verge de Lluc y otras barriadas están sufriendo la invasión de mafias  que llegan a veces a ocupar varios pisos de un mismo edificio convirtiéndolos en verdaderos centros de droga.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.