Los aspirantes a auxiliar del Govern plantean impugnar las pruebas

Imagen de oposiciones (Archivo)
Imagen de oposiciones (Archivo)

El pasado sábado se llevaron a cabo las pruebas de acceso al cuerpo de auxiliares administrativos del Govern en el Campus de la UIB. Divididos en tres turnos, los aspirantes tuvieron que hacer frente a diferentes demostraciones que han provocado la indignación de los integrantes del primer y tercer grupo.

Los opositores denuncian la notoria diferencia de dificultad entre las pruebas de los diferentes turnos. Para ello, aportan los resultados de los aprobados: 56,78% en el primero, 80,19 % en el segundo y 44,85% en el tercero. 

Ahora tendrán funcionarios de carrera al azar. Gente que no tiene ni idea en lugar de gente preparada”, confiesa una de las afectadas a mallorcaconfidencial.com antes de agregar que “esperamos que como siempre publiquen los exámenes. De lo contrario, quedarán en entredicho“.

Así, varios de ellos han anunciado su voluntad de presentar alegaciones a las pruebas convocada por la Conselleria d’Hisenda i Administracions Públiques que preside Catalina Cladera. “Y por si fuera poco, se olvidaron señalar en el BOIB que no descontaban las negativas cuando toda la vida se han restado un tercio“, nos explican.

La indignación está provocada por la organización y el contenido de la prueba informática  para el cuerpo de auxiliar administrativo turno libre, discapacitados y promoción interna de la Administración General de la CAIB puesto que algunas cuestiones estaban mal formuladas y que también, los anunciados no eran claros ni concisos. Un hecho que obligó que el Tribunal realizara cambios y anulaciones. “Era imposible concentrarse. Todo el tiempo había interrupciones. Así era imposible afrontar un examen en el que además sabes que te juegas tu futuro“, explica una de las víctimas de este atropello. “Lo único que pretendemos es que se que aplique la ley de igualdad“, añade.

Las irregularidades y falta de rigor son las bases por las que los afectados estudian alegar o incluso impugnar las pruebas realizadas. De prosperar, salpicaría a más de doscientos aspirantes de los más de seiscientos que formaron parte. “Los ordenadores eran tercermundistas. Cada dos por tres teníamos que reiniciarlos con la que perdida de tiempo que eso conlleva. En mi turno, no nos dejaron recuperarlo… en otro, en cambio, se lo prorrogaron“, asegura la opositora a este digital. Además, proponen en Facebook, a través de dos grupos, la anulación de dichas pruebas.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.