STEI tilda de “despropósito” el examen de oposición a auxiliar que se repetirá

Imagen de oposiciones (Archivo)

El STEI ha acusado a la Escola Balear de Administració Pública (EBAP) de “irresponsabilidad” en las oposiciones de auxiliar administrativo cuya segunda prueba deberá repetirse por “dos despropósitos: el examen era más difícil en catalán y no había sido convenientemente comprobado”.

El sindicato ha calificado el ejercicio de “dantesco”, ha criticado lo ocurrido y ha pedido que se asuman responsabilidades, después de que el Govern anunciara ayer que el Tribunal calificador de las pruebas del Cuerpo Auxiliar de las Oposiciones CAIB 2018 ha anulado la prueba de informática del proceso, realizada el pasado 26 de mayo, y la repetirá.

El STEI ha recordado que ya pronosticó que sería conflictiva la oposición diseñada por el Govern exclusivamente para los funcionarios de Servicios Generales, en comparación con los concursos oposición de todo el resto de ámbitos, en que se han valorado los méritos acumulados por los aspirantes durante nueve años sin oposiciones.

El sindicato ha denunciado que de los cientos de personas que se presentaron a esa segunda prueba de informática de las oposiciones al cuerpo auxiliar administrativo de la CAIB, “muchas acumulan más de un lustro de interinajes como consecuencia de las políticas contra los servicios públicos de los diversos gobiernos de derecha”.

El STEI Intersindical ha pedido al Govern una solución consensuada para este asunto, que el sindicato considera que pasaba en primer lugar “el reconocimiento de los errores por parte de los organismos que los han cometido”.

Según la organización, ha “argumentos sobrados para demostrar dos despropósitos: que el examen fue más fácil para la gente que lo hizo en castellano y que los diferentes supuestos no se habían comprobado convenientemente por parte del tribunal”.

Ante estos hechos, y por respeto a las personas que se han presentado a estas pruebas, el STEI Intersindical pide que se asuman responsabilidades. El sindicato recuerda que aún quedan exámenes de otros cuerpos y pide que se garantice que no volverá a haber “dudas razonables” sobre si se cumple el principio de igualdad.

El sindicato ha criticado además que el informe realizado por el tribunal calificador incluya frases como “no es aceptable que a la salida del examen los opositores se dirijan a algunos miembros del tribunal para comentar el examen“, más propia de un tribunal medieval que de unas oposiciones del siglo XXI.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.