Cort sancionará el “balconing” con multas de entre 100 y 750 euros

El Ajuntament de Palma ha aprobado este jueves la nueva Ordenanza del Uso Cívico de los Espacios Públicos, que entrará en vigor en septiembre, y que prevé, entre otras sanciones, multas de entre 100 y 750 euros por saltar de balcones a piscinas o pasar de un balcón a otro, prácticas conocidas como “balconing”.

Según ha anunciado en rueda de prensa el alcalde de Palma, Antoni Noguera, en rueda de prensa, el ámbito de aplicación de la nueva ordenanza serán, en todo el municipio, los espacios públicos y los privados de uso público como establecimientos comerciales.

La concejala de Seguretat Ciutadana, Angélica Pastor, ha desgranado las medidas que se van a adoptar, entre las que destacan la prohibición de la venta de bebidas alcohólicas entre las 24.00 y las 8.00 horas si se han de consumir en el exterior del local que las suministra. Existirá obligación por parte de los locales de restauración de servir los productos sólo en el interior del local o terraza.

No se podrá llevar el torso desnudo, excepto en primera línea de playa, ni exhibir los genitales ni practicar nudismo donde no esté expresamente autorizado, recoge la norma aprobada inicialmente.

Se penará dificultar el uso de la vía pública o la circulación a personas que tengan derecho a ello y no se podrá practicar la venta ambulante de productos sin licencia, incluidas las bebidas alcohólicas.

Además, será sancionada la concentración para hacer “botellón” si se deteriora la tranquilidad del entorno, si se provocan situaciones de insalubridad o denigrantes para personas y si participan menores en el consumo de alcohol o drogas.

foto-1-2No se podrá saltar de un edificio a otro o entre dependencias del mismo edificio (parkour) ni practicar “balconing”, cuando implique la posibilidad de una caída a la vía pública.

Será sancionada la utilización de vehículos que sirvan de soporte para la venta no autorizada de productos, una infracción que puede suponer la requisación cautelar de los automóviles.

Asimismo, estará penado fomentar y organizar excursiones etílicas o similares, así como la incitación al consumo masivo de bebidas alcohólicas.

La ordenanza sancionará económicamente la práctica de actividades fraudulentas como el “trile”.

Infracciones 

Las infracciones leves, entre las que se encuentra el “balconing” serán objeto de multas de entre 100 hasta 750 euros; por las graves se impondrán de 750 a 1.500 euros; y las muy graves se sancionarán con entre 1.500 y 3.000 euros de multa.

El alcalde de Palma, Antoni Noguera, ha anunciado que delimitará zonas de especial interés turístico (ZEIT) como aquellas donde prolifera el turismo de excesos para actuar con “mayor contundencia”.

Esta ordenanza, aprobada hoy por la Junta de Govern de Cort, se trasladará al próximo pleno, pero no entrará en vigor hasta el mes de septiembre.

balconing-ok

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.