Las Pussy Riot invaden el campo durante la final del Mundial

La banda punk femenina rusa Pussy Riot ha reivindicado la invasión de campo protagonizada por cuatro personas -dos hombres y dos mujeres- durante la celebración de la final del Mundial de fútbol entre las selecciones de Francia y Croacia en el estadio Luzhniki de Moscú.

“Hola a todo el mundo desde el campo de Luzhniki. ¡Hace frío!”, han publicado en sus cuentas de Twitter y Facebook casi inmediatamente después de la invasión de campo.

Las cuatro personas que entraron en el terreno de juego en el minuto 52 de partido desde detrás de la portería francesa iban vestidas con pantalones negros, camisa blanca, corbata y sombreros y ofrecieron a los jugadores chocar las manos. Finalmente fueron interceptadas por los agentes de seguridad menos una de ellas, que fue derribada por el defensa croata Dejan Lovren.

Comunicado 

En un comunicado, la banda explica que este domingo, 15 de julio, se cumplen once años de la muerte del poeta ruso Dimitri Prigov y reivindican su autoría del concepto del “policía celeste”, “portador del patriotismo celeste en la cultura rusa” contraste del “policía terrestre, dedicado a dispersar manifestaciones (…) y perseguir a presos políticos”.

fotonoticia_20180715185801-1807489289_640
“El policía celeste es quien organiza el bello carnaval de este Mundial. El policía terrestre tiene miedo de las celebraciones (…). Cuando el policía celeste entra en juego demandamos: la liberación de todos los presos políticos, que no se encarcele por ‘likes’, el fin de los arrestos ilegales en manifestaciones, que se permita una competición política en el país, que no se fabriquen acusaciones penales y que no haya gente en las cárceles sin motivo y que el policía terrestre se convierta en el policía celestial”, demandan.

Una de las integrantes de la banda, Olga Kurachiova, ha explicado que ella era una de las personas que entraron en el campo durante la final del Mundial.

Dos años de carcel por una oración contra Putin 

Cinco integrantes de Pussy Riot celebraron en 2012, junto con otras dos miembros de Pussy Riot, una ‘oración punk’ en la Catedral de Cristo Salvador de Moscú en la que pedían a la madre de Dios que expulsara del poder al entonces primer ministro y actual presidente, Vladimir Putin.

fotonoticia_20180715185801-1807489259_640
La actuación provocó una fuerte indignación entre los creyentes ortodoxos y tres activistas -Nadezhda Tolokonnikova, Ekaterina Samutsevich y María Aliojina- fueron condenadas a dos años de prisión en agosto de 2011 por delitos de vandalismo y con odio religioso.

La pena de Samutsevich fue conmutada en octubre de ese mismo año por libertad condicional. En mayo de 2013, el Tribunal Municipal de Moscú rechazó el recurso de las otras dos y confirmó la condena y fueron amnistiadas poco antes de que cumplieran la pena.

Hace ocho años, en Sudáfrica, un individuo con una camiseta con un lema contra el racismo irrumpió en el campo antes de la final entre las selecciones de España y Holanda y estuvo a punto de alcanzar el trofeo, expuesto en el terreno de juego.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.