Cort limita el centro histórico al turismo 5 estrellas

El Área de Urbanismo del Ajuntament de Palma ha decidido modificar el Plan General de los establecimientos turísticos. El martes lo traslada a Gerencia para que sea aprobado en el pleno del próximo mes de julio. Entre las medidas más destacadas hay dos. Por un lado, están la voluntad de limitar la creación de nuevos hoteles en el centro histórico. Solo se permitirán los 5 estrellas. Por otro, en el Nou Llevant solo se podrá destinar a edificios turísticos el 10% de lo destinado a edificación. En el resto de la ciudad un hotel no podrá sustituir a viviendas. El objetivo no es otro que racionalizar la actividad turística en Palma.

El Ajuntament de Palma ha puesto en marcha la maquinaria para modificar el Plan General (PGOU) de los establecimientos turísticos. De hecho, el Área de Urbanismo, que coordina el regidor y exalcalde José Hila, llevará este martes su iniciativa ante Gerencia. Se trata del paso previo para aprobar la modificación en el próximo pleno del mes de julio.

La iniciativa centra su campo de trabajo en tres áreas claves de Palma. Por un lado, el centro histórico donde no se permitirán nuevos establecimientos turísticos ni albergues. Si bien, desde el Área de Urbanismo dejan claro que no se prohíben sino que se limitan. Así lo certifica el hecho de que se puedan construir en edificios catalogados que tengan un máximo de tres viviendas de más de 300 metros cuadrados. Estos establecimientos  deberán ser hoteles de cinco estrellas de, como máximo, 20 habitaciones.

Imagen: Europa Press. Recepción del Hotel Sant Francesc, uno de los más lujosos de 'Ciutat'
Imagen: Europa Press. Recepción del Hotel Sant Francesc, uno de los más lujosos de ‘Ciutat’

En el último año solo se ha concedido una licencia para el centro histórico que cumplía los requisitos marcados. “Ha disminuido mucho el número de licencias, esto demuestra que la suspensión ha funcionado”, según Hila.

De destinar el 100% al uso turístico a solo hacerlo en un 10% en Nou Llevant

El área de urbanismo ha tomado otras medidas, además de limitar el centro histórico a los turistas de lujo, para, como dice Hila, “proteger el acceso del residente a la vivienda y establecer un límite a la apertura de los establecimientos turísticos”.

Entre estas otras medidas destaca que en la zona del Nou Llevant ya no se podrá destinar el 100% del suelo a uso turístico. A partir de que entre en vigor la modificación del PGOU solo se podrá destinar a establecimiento turístico el 10 por ciento de la edificabilidad de cada isla.

construcción-viviendas
Vivienda nueva en construccción

Además, no se podrá perder ninguna de las viviendas previstas. O lo que es lo mismo se deberán mantener las 2.285 que permite el planteamiento.

En el resto de la ciudad, establecimientos turísticos en calles de 20 metros

Finalmente, en el resto de la ciudad, los nuevos hoteles y albergues solo se podrán construir en calles de cómo mínimo 20 metros. Así solo podrán construirse en Aragón, Manacor, Balmes y Foners.

Panorámica de la calle Aragón, una de las zonas en las que se podrán construir nuevos establecimientos turísticos
Panorámica de la calle Aragón, una de las zonas en las que se podrán construir nuevos establecimientos turísticos

Igual que ocurría en Nou Llevant, aquí tampoco se podrá perder ninguna vivienda.

Suspensión de licencias en julio de 2017

Cabe recordar que estas medidas se toman después de que hace justo un año se suspendiera durante 12 meses la tramitación y la aprobación de licencias urbanísticas en las zonas con más presión de Palma.

Esta medida sigue actualmente en vigor en el centro Histórico, Santa Catalina, Nou Llevant y primera corona del Eixample (afecta a los barrios de Foners, Pere Garau, Marqués de la Fontsanta, Arxiduc, Bons Aires, Es Fortí y Camp d’en Serralta).

El objetivo de estas acciones insisten desde Cort es “aligerar la presión turística para buscar el equilibrio urbano y la diversificación, garantizar el acceso a la vivienda, el equilibrio entre los vecinos y vecinas de Palma y la actividad económica que genere riqueza y ocupación”.

Las cifras del centro histórico

En este sentido, ponen de ejemplo cómo ha evolucionado y qué ha supuesto la creación de nuevos establecimientos turísticos en el centro histórico.

Nos remontamos a julio de 2017, por aquel entonces había en  la zona 38 establecimientos y 63 solicitudes. Esto quiere decir que se llegará a los 101. Una cifra que supone un incremento del 165%. En diciembre de ese mismo año ya había abiertos 67 de los 101.

Imagen: Aina Jover. Una pareja de turistas pasea por el casco histórico de Palma
Una pareja de turistas pasea por el casco histórico de Palma

Si lo traducimos en plazas actualmente hay abiertas 3.394 y con los 101 establecimientos se llegará a las 4.342. Es decir se habrán incrementado un 102 por ciento.

Todo ello ha supuesto en este período la pérdida de 116 viviendas lo que supondría unos 350 residentes. De modo que no es de extrañar que con el problema de vivienda que hay actualmente en Balears, se tomen medidas que busquen paliarlo y esto es lo que trata de hacer el Ajuntament de Palma desde su área de urbanismo. Veremos si con el tiempo son o no las adecuadas.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.