Un gol desde el más allá

Los funerales suelen ser actos formales en los que la tristeza y la nostalgia son las notas prenominantes. Sin embargo, en ocasiones, familiares y amigos se afanan por organizar una despedida acorde con la afición del fallecido.

Para ejemplo, el que tuvo lugar hace un par de semanas en Venezuela cuando un equipo de fútbol sala, el Guerreros Lago, organizó un partido para dar el último adiós al que era uno de sus integrantes: Keduin Indriago.

A sus 20 años de edad, el prometedor futbolista internacional sub 20 falleció de manera inesperada tras sufrir un accidente al perder el control de su moto por la ciudad de Ojeda. Fue trasladado al hospital, donde no soportó la intervención quirúrjica. Así, murió debido a un paro cardiorespiratorio.

DiLimyiVMAAz82ILa perdida causó un gran impacto entre sus compañeros quienes, antes de ir al cementerio, decidieron llevar su ataud a la cancha. Todo, para que Indriago “disputara” su último encuentro.

Con la pista repleta de gente, el cajón fue colocado al lado de una de las porterias. Después, sus compañeros fabricaron una jugada en la que participaron todos. Finalmente, uno de ellos golpeó el esférico para que, tras tocar en el ataud, besara las mallas. Un gol desde el más allá que celebraron abrazando el féretro.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.