Las excavadoras de Son Banya paran el derribo por problemas estructurales

El derribo de las casas de Son Banya, el poblado de la droga de Palma, está dando más de un quebradero de cabeza a los técnicos del Ayuntamiento de la capital balear, que al mediodía de este miércoles han tenido que parar los trabajos porque hay problemas estructurales con los que inicialmente no contaban. Al ser casas alegales hay un problema con las vigas porque los técnicos desconocen qué parte del edificio soportan.

Desde Cort han informado que oficialmente los trabajos de derribo se reiniciarán mañana, se supone ya con todas las medidas de seguridad necesarias para que los operarios echen abajo las casas, tal y como recoge el plan municipal ideado por el equipo de gobierno de Antoni Noguera.

¿Y cómo va el polémico realojo de las familias?

El alcalde de Palma, Antoni Noguera, ha resaltado la decisión “valiente y decidida” del Ayuntamiento que supone el realojo voluntario del poblado de Son Banya que ha empezado este miércoles, y que, tal como ha destacado, está transcurriendo con “normalidad”, tras haberse producido ya los primeros derribos de infraviviendas.

Una excavadora en plena acción para echar abajo las viviendas de Son Banya (Foto: Lluis FGM)
Una excavadora en plena acción para echar abajo las viviendas de Son Banya (Foto: Lluis FGM)

Noguera ha calificado el día como “histórico” y ha señalado que había “tres motivos” para realizar el desalojo: “El centenar de niños en riesgo de exclusión social, el vínculo del poblado con la droga y el cumplimiento de la resolución judicial”.

Primero los que salen de forma voluntaria

Desde las 09.00 horas, un equipo integrado por técnicos de las áreas de Bienestar y Derechos Sociales, Infraestructuras y efectivos de la Policía Local y de la Policía Nacional ha iniciado el proceso de realojo de las familias de Son Banya.

Leer más: Cort adjudica el derribo de Son Banya por 413.438€

Desde el Ayuntamiento han explicado que los técnicos están trabajando en el poblado “desde primera hora de la mañana” para que el proceso de realojo de las familias que salen de manera voluntaria del poblado de Son Banya “se lleve a cabo con normalidad”.

Los retrasos, una dinámica en este polémico desalojo

En el mes de abril se posponían los trabajos de demolición, debido a un problema administrativo.

La razón, afirmaban desde Cort, “son problemas de logística por parte del Ajuntament. Todavía se debe solucionar con la empresa encargada del derribo del poblado un trámite administrativo”, insistían.

Tres meses después han iniciado los trabajos de derribo, pero sólo hasta mitad de la mañana de este miércoles.

En el Ayuntamiento no hablan de paralización y dicen que mañana jueves se reanudan las labores de desescombro.l

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.