Denuncian a los chiringuitos de tres playas del municipio de Felanitx

La plataforma Salvem Portocolom ha denunciado a los chiringuitos de tres playas del municipio de Felanitx por incumplimiento de la concesión, además de por ocupación ilegal y excesiva del espacio público. 

A través de un comunicado, los activistas explican que “la privatización y la mercantilización del espacio público están a la orden del día en la Mallorca de hoy. En cuanto a las playas, algunas han cambiado su fisonomía debido a la proliferación de xibius, terrazas, sombrillas y tumbonas que ocupan el espacio público de acuerdo a concesiones que tienen otorgadas”.

El texto añade que “en la costa del municipio de Felanitx encontramos estas instalaciones en playas como el Arenal, Cala Marçal y Cala sa Nau. Desde Salvem Portocolom hace tiempo que observamos como, de manera reiterada, se incumple el convenio en las tres playas mencionadas. Por ello, en su momento, avisamos a representantes del Ajuntament de Felanitx y de la Demarcació de Costes”.

Cala Sa Nau, el pasado domingo (Foto: Salvem Portocolom)
Cala Sa Nau, el pasado domingo (Foto: Salvem Portocolom)

“Ahora, visto que la situación continúa repitiéndose, en colaboración con el GOB-Mallorca, hemos interpuesto una denuncia ante la Demarcació de Costes contra la empresa Marportsunbeach Mallorca SL, que explota los servicios temporales de dichas playas, por ocupación excesiva e ilegal del espacio público y por el incumplimiento reiterado de la autorización de la concesión”, aseguran desde la plataforma.

Salvem Portocolom señala que “en la denuncia destacamos que a cada una de estas playas, la empresa sólo puede disponer de 10 mesas y 40 sillas, pero la realidad es que todo el mundo sabe que la práctica habitual cuando hay un gran número de clientes es que aparezcan más mesas y más sillas. En referencia a esto, a la denuncia también hacemos constar que ésta no es una práctica nueva, ya que la empresa ya fue denunciada en 2017”.

Videos como pruebas

“Para presentar la denuncia hemos aportado pruebas mediante vídeos. Así, el pasado domingo 22 de julio aprovechamos para filmar la realidad de los xibius en las tres playas como mejor manera de documentar lo que denunciamos”, matizan.

Además, remarcan que “en el Arenal de Portocolom se observó y contar como el restaurante había dentro de la zona delimitada como terraza con 4 mesas largas de 6 plazas y 7 mesas cuadradas de 4 plazas. Fuera de la delimitación de la terraza, ocupando la sombra de los tamarindos que hay entre el bar y las sombrillas, encontramos 3 mesas altas con taburetes (en total más de 60 plazas en lugar de 40). Queremos destacar que este espacio entre la terraza y los parasoles queda de este modo encapsulado como una zona poco cómoda para ir a hacer uso de la playa”.

“En Cala Marçal encontramos 10 mesas cuadradas por cuatro sillas como permite la concesión, pero, además, había 2 mesas altas para taburetes y dos mesas grandes con bancos para entre 12 y 14 plazas. En total más de 70 plazas en lugar de las 40 establecidas”, reiteran.

Poco respeto al entorno 

Los activistas comentan en el comunicado que “otro elemento a destacar, más allá de que aquí se vuelven a sobrepasar los términos de la concesión, es que la terraza no tiene ningún tipo de delimitación física e incluso se puede observar cómo sale del trozo de playa para ocupar parte del que un tiempo era monte”.

“El caso de cala sa Nau es seguramente el más grave por el hecho de tratarse de una playa declarada como natural y que está situada dentro de una zona ANEI. Aquí la empresa denunciada, de manera continuada, supera con mucho los 50 m2 que tiene permitidos como terraza (terraza que tampoco está delimitada físicamente), llegando a ocupar entre 100 y 150 m2, triplicando el número de mesas y de superficie. Aquí llegan a parar 30 mesas con sus correspondientes sillas. También en otros momentos la playa se convierte en un chill out”, denuncian.

De todo menos playa 

La plataforma afirma que “si un tiempo esta era una playa apreciada por su tranquilidad, ahora mucha gente ha dejado de ir por no encontrarse con este panorama. La concesión del servicio de explotación de las playas a la empresa Marportsunbeach Mallorca S.L. ha sido polémica por cómo se ha obtenido -presuntamente de manera fraudulenta y, a pesar de ello, con una prórroga de un año más por parte del Ajuntament-, ahora con esta denuncia es cuestionada por como su gestión”.

Para acabar con su exposición, la asociación asegura que “es todo un ejemplo de privatización y desnaturalización de los escasos arenales que tenemos en nuestro municipio, que pasan de ser espacios de recreo y el juego a ser terrazas de restaurantes además de convertirse en una competencia desleal para aquellos restaurantes de Portocolom o de s’Horta que no tienen la suerte de estar sobre la arena”.

Leer Más: El Govern regula el aparcamiento y los chiringuitos

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.