Emotiva despedida a Pere “Morou” tras 26 años de trabajo en Cabrera

Familia, amigos y compañeros de trabajo se han despedido de su querido Pere "Morou"

Pocas personas quedan ya que estén más de veinte años de su vida laboral en una misma empresa. Este es el caso de Pere “Morou” quien ha dedicado media vida a su trabajo como guarda del Parque Nacional de Cabrera. La dirección le ha rendido un bonito homenaje. Si bien la sorpresa ha llegado de mano de su pareja que ha llenado un barco de amigos y conocidos. Todo para que guarde para siempre un bonito recuerdo de su experiencia en la isla.

El Parque Nacional de Cabrera se ha quedado desde hace unos días sin uno de sus más queridos trabajadores. Se trata de Pere Llobera, más conocido como “Morou”. El hombre se ha jubilado a finales del mes de julio.

Pere “Morou” es apreciado y respetado por todos los que le conocen y han tenido la suerte de trabajar con él, en estos 26 años que ha sido guarda en el Parque Nacional de la isla de Cabrera.

Despedido con honores por la Dirección

Así pues, no es de extrañar que todos quisieran despedirse de “Morou”, incluso la Dirección del Parque Nacional, antes de que se tome un merecido descanso después de toda una vida dedicada a su trabajo en el que ha podido vivir la evolución de un paraje único.

La Dirección ha celebrado un acto oficial en el Museu de Cabrera. Del mismo modo que le han permitido plantar una sabina que llevará su nombre. Ambos, reconocimientos y honores reservados para unos pocos afortunados.

Sorpresa de familiares y amigos

Por si eso fuera poco, su pareja le ha preparado una “fiesta sorpresa” para culminar una velada que de buen seguro recordará siempre.

A la vuelta del acto que le había organizado la Dirección del Parque Natural, una barca que lucía la bandera de los moros de Pollença llegaba a Cabrera. En su interior viajaban una cincuentena de familiares y amigos.

Momento de la celebración de "Morou" con los suyos
Momento de la celebración de “Morou” con los suyos

Todos juntos han disfrutado de un pequeño refrigerio y posteriormente le han hecho entrega de algunos regalos a su querido “Morou”.

La responsable de Sa Cantina también se ha sumado a la fiesta. Y le ha recitado una glosa al homenajeado. Pere ha hecho lo propio con una escrita por él mismo para despedirse de la que durante años ha sido su casa.

Tras cantar un par de canciones y habaneras, la barca se ha marchado. Lo ha hecho sin mirar atrás mientras el sol se ponía.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.