Puntiró: La soberanista Puigserver desmiente anomalías en el Centro de Acogida

La presidenta del Institut Mallorquí d'Afers Socials. Margalida Puigserver
La presidenta del Institut Mallorquí d'Afers Socials, Margalida Puigserver, en una foto de archivo del Consell de Mallorca

“Estamos muy tranquilos”, comentan a este digital las fuentes del Consell de Mallorca consultadas sobre la compra en Puntiró de la finca que se destinará a la acogida de menores. Las luces rojas que se han vuelto a encender por culpa de un presunto sobrecoste, como por el uso que se dará a este casa en una zona de Palma que urbanísticamente es residencial (en principio sólo puede haber viviendas), han replegado a los responsables del Institut Mallorquí d’Afers Socials (IMAS).

Oficialmente han asegurado a este digital que tienen absoluta confianza en los servicios técnicos y jurídicos del IMAS, cuya presidenta es la soberanista de MÉS per Mallorca, Margalida Puigserver.

Informes favorables de los arquitectos 

“Tenemos la declaración responsable pertinente, los informes favorable de los arquitectos y todos los instrumentos necesarios para poder tramitar este expediente”, afirma la consellera de Bienestar y Drets Socials sobre toda la polémica que tiene sobre la mesa en torno al Centro de Acogida que se ubicará en la casa que el Consell compró en la zona palmesana de Puntiró.

La polémica finca de la palmesana zona residencial de Palma comprada por el Consell de Mallorca (Foto: MallorcaConfidencial)
La polémica finca de la zona residencial de Palma comprada por el Consell de Mallorca ( MallorcaConfidencial)

Margalida Puigserver responde así a las denuncias que se han realizado por parte de vecinos y de la oposición, al poner en tela de juicio que la zona, urbanísticamente residencial, tal y como está contemplada en el Plan de Ordenación Urbana de Palma, pueda acoger un Centro de estas características, a  no ser que se lleve a cabo un cambio de uso.

Visto bueno de los servicios jurídicos y técnicos

Y sobre el presunto descuadre de cifras, 950.000 euros según se publicitaba en una inmobiliaria y el 1.200.000 que pagó el Consell, la también presidenta del IMAS manifiesta su “más absoluta confianza en los servicios técnicos y jurídico”.

Leer más: Sobrecostes, vínculos familiares, ¿qué hay tras el centro de acogida del Consell?

Servicios, que según Puigserver, “son los que han llevado a cabo todo el procedimiento de licitación”.

Y además, añade, “son los que velarán para que todas las acciones futuras que se lleven a cabo se hagan con la máxima transparencia y garantizando la legalidad vigente”.

¿Qué tipo de Centro abrirán?

Es una pregunta que se ha quedado sin responder, a pesar de que mallorcaconfidencial.com les ha trasladado las informaciones que se manejan por parte de algunas fuentes en el sentido de que en lugar de las 15-17 plazas para menores de hasta 17 años, se quedarían al final en 8 para niños, los más pequeños.

¿Dará el Ayuntamiento la licencia para su apertura?

Otra pregunta sin contestar, ante las informaciones que han llegado a este digital, según las cuales al ser Puntiró una zona de uso residencial, “habría determinados problemas si la finca comprada se destina a Centro de Acogida de Menores”.

La presidenta del IMAS, Margalida Puigserver (izquierda) el día en que anunciaron la compra de la finca
La presidenta del IMAS, Margalida Puigserver (izquierda) el día en que anunciaron la compra de la finca

Tal y como ya informamos, desde Cort habrían dicho que “el inmueble no cumple con la normativa a día de hoy y que se les denegaría la licencia de actividad”.

“Cuando el Consell solicite un informe sobre la posibilidad de autorizar la actividad, el Ayuntamiento emitirá un informe negativo a la autorización de funcionamiento”, habrían añadido desde el propio consistorio.

El IMAS intentó tranquilizar a los vecinos

Lo cierto es que este Centro de Acogida, desde el primer momento, ha provocado más de un recelo entre los vecinos de la zona, por lo que desde el Institut Mallorquí d’Afers Socials se pusieron en contacto con ellos para rebajar tensiones.

Cuentan a este digital que la reunión comenzó de una forma distendida y que les explicaron que al final sería un Llar d’Infants, en el que se acogerían de momento entre 8 y 10 niños.

“Esto no es como Es Pinaret”, les dijerom

Les dijeron, para tranquilizarlos “que la comunidad no tenía que tener ningún miedo porque esto no era como un centro del Pinaret”.

Pero los vecinos, vieron en este acercamiento un intento para convencerles de que no hicieran más ruido sobre las licencias. “Los vecinos solo queremos que se cumpla la normativa”.

Y es aquí cuando les informaron que la finca de la discordia no sería un Centro de Acogida de Menores, sino un Llar d’Infants.

Circunstancia que cambia por completo las cosas, ya que “el inmueble comprado en la parcela rústica de Puntiró es una residencia/vivienda de menores con una capacidad en principio para 8/10 niños, y que al ser una vivienda no necesita ningún tipo de licencia”.

El problema sigue siendo la licencia de actividad

Sea Centro de Acogida para Menores, o Llar d’Infants, el hecho es que “han cometido un grave error, aseguran las mismas fuentes, al comprar una finca que no puede tener la licencia de actividad”.

Y una prueba de ello es que ya no lo llaman Centro de Acogida, sino Llar.

La cuestión está en que estando las cosas en este punto si “una supuesta nulidad del contrato de compra” se podría poner sobre la mesa. Una cuestión pendiente de despejar.

 

1 Comentario

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.