En recuerdo de Pedro Colombàs, el histórico barralet

Pedro Colombàs en una imagen de archivo
Pedro Colombàs en una imagen de archivo

El mallorquinismo y los aficionados a los toros lloran la muerte de Pedro Colombàs. Conocido por sus amigos como `Perico´, el histórico barralet y crítico taurino falleció este fin de semana a los 63 años de edad. 

En poco menos de un año, el RCD Mallorca ha perdido a varios de sus estandartes: Guillem Servera, Andreu `Mallorqueta´, Pep Buades, Pau Llabrés y ahora el que fuera pieza clave en el resurgir de las peñas a finales de los años setenta.

Leer Más: Fallece Pau Llabrés, expresidente del Real Mallorca

Los años más difíciles

Para entender la historia, hay que concocer el contexto. En noviembre de 1977, la primera plantilla del RCD Mallorca se encerró en los vestuarios del Luis Sitjar debido a la falta de pagos.

Al acabar el curso, el club estaba al borde de la desaparición… hasta que llegó un grupo liderado por Miquel Contestí para aportar la cantidad económica necesaria para evitar la tragedia. Algunos, incluso, fueron capaces de hipotecar su propia vivienda para salvar al club de sus amores.

A la derecha de la imagen, Pedro Colombàs en la sala de juntas del Luis Sitjar (Foto: archivo Familia Jaume)
A la derecha de la imagen, Pedro Colombàs en la sala de juntas del Luis Sitjar (Foto: archivo Familia Jaume)

La situación era tan precaria que en el primer partido del nuevo presidente, disputado el 5 de agosto de 1978, la directiva tuvo que buscar jugadores en plazas y cuarteles para formar un once. Finalmente lo lograron, si bien no pudieron evitar caer goleados en el Trofeo del Zapato de Lloseta frente al CD Binissalem (3-0).

El resurgir 

En la temporada 1979/80, el RCD Mallorca estaba en Tercera División. Dirigidos por Antonio Oviedo, el club alzó el título y ascendió a Segunda División B.

Dentro del staff de Contestí, Colombàs ejercía como el presidente de unas peñas que hasta su llegada, habían estado enfrentadas entre ellas.

En una época en la que no se regalaban entradas, más de 20.000 aficionados se dieron cita en el añorado Luis Sitjar para presenciar el partido clave ante el Poblense. Los locales no fallaron y pudieron festejar el título semanas después en casa frente al eterno rival ciudadano: el Atlético Baleares. Todo ello, en un antiguo Es Fortí que volvía a lucir la imágen de antaño gracias en buena parte, a la labor de este mallorquinista de corazón.

En 1981, celebrando en la Discoteca Alexandras el ascenso a Segunda B (Foto: archivo Familia Jaume)
En 1981, celebrando en la Discoteca Alexandras el ascenso a Segunda B (Foto: archivo Familia Jaume)

Una campaña más tarde, el equipo de Oviedo consiguió su segundo ascenso consecutivo también entonando en alirón. En aquella ocasión fue ante el Algeciras, en otra jornada festiva organizada por Colombàs. Dos años más tarde, llegó el célebre `ascenso de los transistores´a la élite en el Bernabéu.

Además de ser el principal artífice del resurgir de las peñas, fue uno de los fundadores de la mítica Arrabal y durante años animó los partidos del equipo como el locutor en el estadio.

Formó parte de la directiva de Miquel Contestí (Foto: archivo Familia Jaume)
Formó parte de la directiva de Miquel Contestí (Foto: archivo Familia Jaume)

El legado

Ahora, animará desde el cielo junto a muchos otros de sus amigos que lo dieron todo por el club de sus amores sin esperar nada a cambio. De hecho, su labor y su influencia en el devenir de la entidad no se pueden pagar con dinero. Sin ellos, el RCD Mallorca no hubiera llegado nunca a los 102 años de historia.

En el encuento del pasado domingo disputado en La Línea de la Concepción frente al Cádiz, Abdón tuvo el precioso detalle de dedicar su tanto al fallecido colocando uno de sus dedos sobre el labio representando su característico mostacho.

Abdón, el pasado domingo, dedicándole su gol al fallecido
Abdón, el pasado domingo, dedicándole su gol al fallecido

Pedro, `Perico´, nos deja en una época en la que el fútbol moderno no entiende de pasión ni de sentimientos que se transmiten de generación en generación, tal como hizo él con sus hijos Paco, Jaume y Tonina, otros tres auténticos barralet como su padre. Descanse en paz.

El velatorio en su memoria será este martes entre las 15 y las 19 horas en Son Valentí (Palma). El funeral será el miércoles 8 de agosto a las 20 horas en Sant Magí, la Parròquia de la Immaculada Concepció.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.