La noche en la que Di Stéfano fue barralet

El argentino, el tercero agachado, formando antes del pitido inicial
El argentino, el tercero agachado, formando antes del pitido inicial

14 de agosto de 1959. A falta de dos semanas para empezar la competición en Segunda División, el RCD Mallorca organiza un triangular para inaugurar la luz artificial del Luis Sitjar. En el primer envite, en un torneo en el que también participa el Olympic Charleroi (no confundir con sus rivales ciudadanos del Royal), los barralets se miden al Newcastle. En el once titular bermellón destaca la presencia del dos veces Balón de Oro, Alfredo Di Stéfano.

El argentino, durante esos días disfrutando de sus vacaciones en nuestra isla, acude a la cita debido a su estrecha amistad con el técnico local, su compatriota Juan Carlos Lorenzo. Y es que no cabe olvidar, que La Saeta Rubia fue quién recomendó años antes su fichaje a la directiva balear.

Di Stéfano y Juan Carlos Lorenzo en la noche del 14 de agosto de 1959
Di Stéfano y Juan Carlos Lorenzo en la noche del 14 de agosto de 1959

El envite frente a los ingleses acabó con empate (1-1). Oviedo para los locales -que vistieron con su camiseta habitual, pantalones celestes y calcetas amarillas- y Mc Allchurh en el bando visitante, fueron los goleadores.

ALINEACIONES:

RCD MALLORCA (1): Ricardo Zamora, Arqué (Magín), Diego, Bolao (Cobo), Guillamón, Joan Forteza (Currucale),  Martínez, Oviedo (García), Di Stéfano, Lorenzo (Granés) y Rodríguez II (Gassó)

NEWCASTLE UNITED (1): Simpson, Mc Micheel, Hasdlop, Franks, Schoular, Bell, Taylor, White, Mc Allchurch, Stooke y Harwieg.

Por cierto, los británicos alzaron el trofeo merced a la diferencia de goles ya que golearon al Olympic Charleroi por 5-1 mientras los rojillos lo hicieron por 4-1. No obstante, cabe recordar que aquella temporada acabó con el primer ascenso a la máxima categoría.

Su primera visita

Nacido en Argentina e internacional absoluto con La Albiceleste y España (era otra época), Alfredo Di Stéfano ya conocía el Luis Sitjar antes de vestir la camiseta mallorquinista durante una noche.

Tres años antes, el 26 de diciembre de 1956, el para muchos mejor jugador de la historia ya había dejado su sello en Palma con dos dianas en un amistoso que acabó con una humillante goleada madridista (2-8).

Feo a los veteranos 

Décadas después de aquella histórica velada, la Asociación de Veteranos liderada por Joan Forteza quiso aprovechar una visita del argentino a nuestra isla para regalarle una fotografía con los protagonistas del envite. Un bonito gesto que lamentablemente, el bonaerense despreció. Un hecho que no es aislado. De hecho, en su época como futbolista, el periódico La Gaceta ignoraba su nombre en las crónicas debido a un incidente con una periodista en San Sebastián. En su lugar, el desaparecido diario vasco, que contaba con una tirada de 150.000 ejemplares, lo anunciaba como “el delantero centro de costumbre”.

Leer Más: Falleció Alfredo Di Stéfano

Otros casos similares

A pesar de resultar curioso, el “caso Di Stéfano” no es único. El 13 de febrero de 1951,  el húngaro Kubala -a la espera de solucionar unos problemas burocráticos para incorporarse a las filas del FC Barcelona- jugó (y anotó un gol) con el Melilla en Mestalla ante el Valencia CF (4-3), en un encuentro organizado para recaudar fondos para las víctimas del accidente sufrido por la expedición azulina cuando se dirigía por carretera hasta Alicante para embarcar hasta Mallorca, donde tenía previsto medirse a nuestro equipo en un partido correspondiente al campeonato liguero.

Lamentablemente, el autobús colisionó con un camión a la altura del pueblo de Loja (Granada). Un siniestro que les costó la vida a dos jugadores (Martín y Mamblona) y al masajista Manolo Salvador.

Un lustro después, el magiar se enfundó la camiseta del Real Madrid en el homenaje del club blanco a Molowny.

Kopa, Di Stefano, Kubala, Collar y Molowny, en el homenaje a este último
Kopa, Di Stefano, Kubala, Collar y Molowny, en el homenaje a este último

Por otra parte, el 1 de mayo de 1986 Diego Armando Maradona viajó hasta Londres para enfundarse por una tarde la elástica del Tottenham en el homenaje a su compatriota Osvaldo Ardiles que midió a los Spurs ante el Inter de Milán en un abarrotado White Hart Line.

El 18 de noviembre de 1987, el ya jugador del Nápoles disputó un amistoso con el Granada en Los Cármenes ante el Malmoe sueco junto a sus hermanos Hugo y Lalo, este último recién fichado por el club nazarí. El choque acabó con triunfo local (3-2), incluyendo un tanto del que una vez fue bautizado como Barrilete Cósmico.

Diego Maradona junto a sus hermanos la tarde en la que se vistió de nazarí
Diego Maradona junto a sus hermanos la tarde en la que se vistió de nazarí

En la historia bermellona, recordar otro caso que guarda cierto paralelismo. A mediados de los años noventa, y con el RCD Mallorca también en Segunda, varios ex jugadores barralets que competían con otros conjuntos en la máxima categoría – entre ellos, Higuera (Real Zaragoza), Stosic (Real Betis) o Milo (Celta de Vigo) – reforzaron a los insulares ante el Atlético de Madrid en el homenaje a Juancho Forneris.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.