Las kellys de Baleares denuncian “tocamientos” y “maltrato psicológico”

Una de las entre 45.000 y 50.000 camareras de pisos que hay en Balears (Foto: Archivo)
Una de las entre 45.000 y 50.000 camareras de pisos que hay en Balears (Foto: Archivo)

El sector de las camareras de pisos sigue en pie de guerra. Entre sus reclamaciones están, por un lado, los temas habituales: Regularización de las cargas de trabajo, jubilación anticipada y reconocimiento de enfermedades. Por otro, piden soluciones frente al acoso que sufren algunas en sus jornadas laborales. Este espinoso tema lo ha sacado por primera vez a la luz la asociación Kellys Unión Baleares. El próximo sábado, 25 de agosto, se concentrarán en la Plaza de España para reclamar todo lo dicho anteriormente.

Las Kellys de Baleares no cesan en su lucha para tratar de conseguir mejores condiciones laborales.

Entre sus reivindicaciones destaca que pidan soluciones al acoso que sufren durante sus jornadas laborales. “No se había hecho público nunca por miedo”, ha contado a mallorcaconfidencial.com Antonina Ricaurte, secretaria de la asociación Kellys Unión Baleares.

En este sentido, Ricaurte ha contado a este digital que para que se las escuche deben, en primer lugar, denunciar lo ocurrido. Si bien para hacer eso “hay que presentar pruebas si no no sirve de nada”. Y  “sin móvil son difíciles de conseguir”, ha enfatizado. De modo que, ha continuado diciendo, las víctimas de estos casos suelen acabar “por callar, abandonar o con bajas por ansiedad o depresión”.

Antonina Ricaurte (izqda.) junto a Sara del mar, presidenta de la asociación Kellys unión baleares
Antonina Ricaurte (dcha.) junto a Sara del mar, presidenta de la asociación Kellys Unión Baleares

Le pedimos que ponga uno o varios ejemplos de casos de acoso vivido por trabajadoras del sector. Nos pone hasta tres, todos ocurridos la pasada temporada estival.

El primero, cuenta la secretaria de la asociación Kellys Unión Baleares, lo protagonizan una camarera de pisos y una gobernanta. “Una gobernanta estaba hablando, discutiendo con una de las Kellys cuando le empujó el hombro derecho”.

Por otro lado, Ricaurte habla de “tocamientos” a una camarera de pisos por parte de “un compañero de otro departamento y rango superior”.

Finalmente, la secretaria de la asociación Kellys Unión Baleares habla de “maltrato psicológico”. “Nos llaman gilipollas, tontas, retrasadas”, cuenta.

Reivindicaciones históricas

Esta petición se suma a otras reivindicaciones, algunas de las cuales ya se han convertido en ‘históricas’. Este es el caso de la regularización de las cargas de trabajo, la jubilación anticipada y el reconocimiento de enfermedades.

Sobre las cargas de trabajo, ha contado Ricaurte a mallorcaconfidencial.com, actualmente se están haciendo “25 habitaciones en 6 horas”.

CAMARERAS DE PISO
Camareras de piso en la imagen

Soledad Castro, camarera de pisos y delegada sindical de UGT ha contado, también, a este digital, que esto ocurre “con el agravante de que en cada habitación puede haber 3 y 4 camas”. Esto, ha concluido Castro, suponen “unas 96 camas diarias”, además de “tener que hacer la parte noble (salones, cafeterías, baños)”.

Leer más: Kellys y recepcionistas amenazados por la robotización en los hoteles

Por eso, la delegada sindical de UGT pide al Gobierno que “refuerce las medidas de control”. Porque, ha insistido, “no puede ser que haya 10.000 plazas hoteleras y se meta 20.000”. “Algo esta fallando”, ha concluido.

Encuentro con la ministra para pedir una jubilación anticipada

Otras de las reivindicaciones históricas de las Kellys es pedir una jubilación anticipada. En la actualidad esta se encuentra fijada en los 65 años y 6 meses para cobrar el 100%. A partir de 2023 se ampliará a los 67 años.

Por eso, se agarran a una posible prejubilación que se concede cuando se han trabajado seis años consecutivos en una empresa. Si bien es difícil que un fijo discontinuo pueda acogerse a esta norma por la palabra “consecutivo”.

La camarera de pisos y delegada sindical de UGT, Soledad Castro, entre la presidenta del Govern y la ministra de Trabajo
La camarera de pisos y delegada sindical de UGT, Soledad Castro, entre la presidenta del Govern y la ministra de Trabajo

En un reciente encuentro con la actual ministra de trabajo, Magdalena Valerio, las Kellys han pedido que para poder echar mano de dicha ley solo sea necesario haber trabajado seis años en una misma empresa, sin el “consecutivo”. De esta forma, ha contado Castro a este digital, “tendrían acceso a la jubilación a los 62 o 63 años”.

Las enfermedades laborales

Finalmente, piden que se reconozcan oficialmente algunas de sus enfermedades laborales como es el caso de las tendinitis. Algo que ha sido aprobado en el Congreso de los Diputados pero que con la moción de censura y el cambio de gobierno ha quedado paralizado de forma temporal.

La secretaria de la asociación Kellys Unión Baleares, Antonina Ricaurte, espera que a finales de esta temporada (a finales de septiembre o principios de octubre) esté ya firmado y sea una realidad.

Concentración el sábado por la tarde

Todas estas reclamaciones se presentarán a la sociedad balear el próximo sábado, 25 de agosto en Plaza de España.

La concentración, organizada por la asociación Kellys Unión Baleares se llevará a cabo entre las 19.00 y las 21.00 horas.

Al acto, este grupo de mujeres que vestirá de blanco como color reivindicativo, ha invitado a participar a “los compañeros de los sindicatos, sin importar las siglas” y a los partidos políticos para “reivindicar del derecho a un trabajo digno”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.