Ahora son los hoteleros los que culpan al Govern por los vertidos fecales

Imagen de uno de los vertidos residuales durante este año (Archivo)
Imagen de uno de los vertidos residuales durante este año (Archivo)

En un verano en el que los vertidos fecales han ocupado una gran parte de la actualidad mallorquina y palmesana en especial, y en el que las playas urbanas de Palma han tenido que cerrarse, por ahora, en 6 ocasiones, el debate político se ha saldado con los rifirrafes entre el gobierno municipal de Noguera y el PP en la oposición. Ambos se están tirando los trastos a la cabeza, pero en una zona turística por excelencia, faltaba la voz de los empresarios del sector que no han dudado en culpabilizar al Govern por no solucionar un problema que perjudica notablemente la imagen de la marca Mallorca.

En este contexto, la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM) ha acusado a la Conselleria de Medio Ambiente de no tener voluntad de solucionar el problema de los vertidos de aguas residuales al mar.

“Esta mala imagen no puede permitirse”

“La FEHM presentó alegaciones para la prevención y el control de los vertidos, que no fueron tenidas en cuenta”, ha destacado la patronal sobre las propuestas que formuló previas a la aprobación del llamado decreto de posidonia, que ha pedido al Govern que revise.

La Federación Hotelera dice que hay que establecer protocolos en caso de averías en las depuradoras (Foto: Caib)
La Federación Hotelera dice que hay que establecer protocolos en caso de averías en las depuradoras (Foto: Caib)

Los hoteleros han denunciado “los perjuicios y la mala imagen” causados por el cierre de diversas playas en distintos puntos del litoral balear por dichos vertidos. “No puede permitirse en un destino turístico como el nuestro”, ha recalcado la patronal.

Las depuradoras en mal estado

La FEHM ha reclamado al Govern una revisión del Decreto sobre la conservación de la posidonia oceánica y que acepte las alegaciones sobre depuración de aguas y vertidos de los emisarios submarinos presentadas en su día por la patronal, que no fueron atendidas por la Conselleria de Medio Ambiente ni recogidas en el decreto.

Ya entonces La FEHM alertó de que las aguas residuales mal depuradas provocan un impacto negativo sobre la conservación de la posidonia y, en general, sobre los fondos marinos de Baleares.

“Lamentablemente la escasa inversión en mantenimiento de las depuradoras en los últimos años está causando que muchas de ellas no tengan un correcto proceso de depuración”, asegura la FEHM.

Leer más: Truyol pone en marcha el ventilador contra el PP por los vertidos fecales

La posidonia y los vertidos por conducción marina

La patronal ha recordado que en sus alegaciones al decreto de posidonia que ahora quiere que el Govern revise, planteaba que en el caso de que se incumpliese la normativa de calidad en los vertidos de agua al mar, la administración requiriese a los titulares de los vertidos la realización de las mejoras que fueran necesarias “para minimizar el impacto” y se reestableciese el correcto funcionamiento “de los vertidos por conducción submarina o emisarios submarinos”.

Los hoteleros pidieron que el seguimiento de vertidos fueran remitidos al Comité de la Posidonia (Foto: Caib)
Los hoteleros pidieron que el seguimiento de vertidos fueran remitidos al Comité de la Posidonia (Foto: Caib)

Además, se solicitó que los controles de seguimiento de vertidos fueran remitidos al Comité de la Posidonia, órgano creado mediante el citado Decreto, para que un comité de expertos independiente estuviese informado y pudiera adoptar las decisiones oportunas en el caso de que los resultados de los controles no fueran los correctos.

En lugar de hacerlo así, lo que se ha aprobado es que los resultados de las analíticas se remitan a la propia Administración, mismo organismo que gestiona la mayoría de las depuradoras.

Hay que establecer protocolos en caso de averías

La FEHM también reclamaba la implantación de protocolos de actuación, con los mecanismos a aplicar para evitar vertidos incontrolados provocados por averías o fallos de funcionamiento.

Pedía además protocolos de emergencia para contenerlos y minimizar los efectos en caso de no poderlos paliar preventivamente.

El objetivo de la FEHM era garantizar un saneamiento adecuado junto con un control efectivo del agua vertida al mar “evitando que las aguas marinas receptoras, pobladas por posidonia o muy cercanas a praderas de esta especie, pudieran sufrir los perjuicios que se están evidenciando sucesivamente en distintas playas del archipiélago como Can Pere Antoni, Ciutat Jardí o Santa Ponça”

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.