Maheta Molango y su pánico a ser pitado

El CEO del RCD Mallorca, Maheta Molango (Foto: Archivo)
El CEO del RCD Mallorca, Maheta Molango (Foto: Archivo)

El CEO del RCD Mallorca S.A.D, Maheta Molango, continúa ampliando su larga lista de desprecios a la historia de la entidad. El último tuvo lugar este viernes durante el descanso del encuentro ante el Cádiz CF cuando premió los 20 años del doctor Tomeu Munar en el club con un acto privado en el interior de la planta noble. 

Después de dos décadas como médico mallorquinista, Munar no pudo despedirse de la afición sobre el verde del estadio. O mejor dicho, no le dejaron.

https://twitter.com/RCD_Mallorca/status/1038154763773378561

No hay que olvidar que ante los andaluces, el público organizó un homenaje al ya exbarralet Bonilla. Así, en el minuto 3 como guiño al que era su dorsal, los presentes rindieron al lateral una tremenda ovación.

https://twitter.com/Xotiko11/status/1038155052547026947

Bonilla, como Bustos y Damià Sabater, fueron artífices del ascenso. Semanas más tarde, fueron apartados del grupo e incluso llegaron a entrenar en solitario para forzar sus respectivas salidas. Cabe destacar que a pesar de ser humillado por los gestores, el soriano rechazó una oferta del Atlético Baleares.

Un control exhaustivo

En otro sentido, buena parte de la afición no entiende la actitud de un CEO que prefiere dar preferencia a las lonas publicitarias antes que a sus propios socios. Además, este viernes, muchos de ellos tuvieron que esperar hasta 20 minutos para acceder al recinto.

Todo hace indicar que las colas se formaron debido al más que riguroso control de acceso de la nueva empresa contratada. Por mirar, miraron hasta el interior de los bocadillos.

https://twitter.com/JessicaPons/status/1038348257481682944

https://twitter.com/JessicaPons/status/1038349405601116160

Antecedentes para llenar cientos de hojas

De todos modos, esta no es la primera vez que el CEO se “esconde”. Tras el descenso en Anduva estuvo 48 horas sin dar la cara y cuando lo hizo, fue para dar una rueda de prensa que con el paso del tiempo le ha dejado retratado.

“Tendremos un presidente arraigado al club”, aseguró. Ante las negativas de algunos auténticos mallorquinistas, tuvo que recurrir a un extenista norteamericano que ni tuvo tiempo para hacerse la foto oficial con el equipo. Evidentemente, su plaza fue cubierta por el CEO.

Maheta Molango y Francina Armengol en el acto institucional por el ascenso
Maheta Molango y Francina Armengol en el acto institucional por el ascenso

Otro capítulo más reciente aconteció en el último Ciutat de Palma cuando apenas 24 horas antes, el club emitió un comunicado para anunciar la suspensión de la presentación previa al encuentro de un trofeo en declive.

Nadie pensó en los filiales ni en la ilusión que les debía hacer desfilar junto a los más mayores. Mientras, la entidad argumentó la suspensión por el estado del terreno de juego. Así, menos de 4000 personas asistieron al partido frente al Alcorcón.

¿Dónde están las placas de mármol?

Las placas de mármol que homenajeaban a los héroes del primer ascenso a la máxima categoría han desaparecido de los aledaños de Son Moix.

Colocadas al lado de la Fundació, no hay ni rastro de ellas. Otro ejemplo del poco respeto a una institución de 102 años. El mismo que muestra el CEO con sus detractores a los que bloquea en Twitter por no comulgar con sus ideas. Siempre le quedará la nueva Unió de Penyes.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.