11-S: Debutar en Champions mientras el mundo se estremece

Se guardó un emotivo minuto de silencio antes del pitido inicial
Se guardó un emotivo minuto de silencio antes del pitido inicial

No hay ninguna duda de que el martes 11 de septiembre de 1999 el mundo, al menos tal y como lo conocíamos, cambió para siempre tras los atentados terroristas perpetrados (en teoría) por el grupo islamista Al Qaeda en Estados Unidos. Y es que no hay que olvidar, que además de las Twin Towers (Torres Gemelas) del World Trade Center en New York City, otro avión impactó en una de las fachadas del Pentágono, ubicado en Virginia,  y que el vuelo 93 de United Airlines se estrelló en campo abierto debido a una pelea entre los secuestradores y los pasajeros antes de alcanzar su objetivo: el Capitolio, cimentando en la capital Washington DC. En total, el balance superó los 3.000 muertos, incluyendo a los supuestos artífices.  

Poco más de cinco horas después de que nuestro planeta se paralizase frente al televisor para presenciar en directo la barbarie con la caída de la Torre Sur, el RCD Mallorca debutó en la fase final de la Champions League ante el por entonces todopoderoso Arsenal. Ya por entonces, los isleños conocían la multa de dos millones de las antiguas pesetas impuesta por la UEFA debido a la supuesta mala conducta de la afición balear durante la vuelta de la fase previa ante el Hajduk en Palma.

Un Arsenal repleto de estrellas

Los de Arsene Wegner llegaron a Ciutat con todas sus estrellas (Henry, Vieira, Ljungberg, Kanu…) salvo Dennis Bergkamp que no viajó debido a su aerofobia (miedo a volar). Eso sí, los londineses estuvieron acompañados por miles de seguidores entre los que se encontraba “infiltrado” el cantante Rod Stewart, gran amante del fútbol y apasionado hincha del Celtic de Glasgow.

Olaizola y Vieira en un lance del envite
Olaizola y Vieira en un lance del envite

Por cierto, comentar que RCD Mallorca y Arsenal se habían visto las caras un mes y medio antes en un amistoso celebrado en Kossen (Austria) cuando todavía no se había sorteado la fase de grupos. Entonces, los de Highbury Park se impusieron (0-2) con tantos de Fatih, en propia puerta, y Jeffer.

Sin embargo, esta cita histórica estuvo, lógicamente, empañada por los tristes sucesos acontecidos en el otro lado del charco. La UEFA, una vez más, volvió a exhibir su falta de sensibilidad y solidaridad obligando a disputar la jornada. Las críticas fueron tan feroces, que  el máximo organismo europeo se vio forzado a suspender el programa previsto para el día siguiente, el miércoles 12 de septiembre.

Minuto de silencio… y gol tempranero 

Evidentemente, en los prolegómenos del envite ante los londinenses -entre los que también destacaba la presencia del ex bermellón Lauren- se guardó en Son Moix un respetuoso minuto de silencio.

Ambos equipos botando al verde de Son Moix aquel inolvidable 11 de septiembre de 2001
Ambos equipos botando al verde de Son Moix aquel inolvidable 11 de septiembre de 2001

Después, y ya con la pelota en juego, los locales salieron a por todas, como ya ocurriera en el partido de vuelta de la fase previa ante los croatas del Hajduk Split (2-0, Eto´ o y Luque). Por cierto, cabe destacar la presencia en el once de Alejandro Campano en detrimento de Álvaro Novo.

En el minuto 11, y fruto de la presión local, llegó la jugada clave cuando Ashley Cole cometió penalty sobre Ibagaza. Vicente Engonga no falló y entró en la historia al conseguir el primer gol barralet en la principal competición continental a nivel de clubes. Señalar que dos años antes, en 1999, el fenomenal pivote anotó ante los checos del Sigma Olomouc el primer gol de la historia bermellona en la UEFA Cup.

Lauren regresó a la que hasta hace bien poco era su casa
Lauren regresó a la que hasta hace bien poco era su casa

Cabe destacar que durante el primer acto, los anfitriones pudieron aumentar las distancias pero estuvieron desacertados en los metros finales.  En especial un Luque que malgastó numerosas ocasiones para conseguir un resultado más holgado.

Presión gunner

Durante el descanso, Ibagaza tuvo que ser sustituido en el descanso debido a una rotura muscular que le apartó de los terrenos de juego durante varias semanas tras una dura entrada de Patrick Vieira. A pesar de la importancia de su ausencia, los de rojo y negro continuaron generando (y marrando) claras oportunidades ante la meta de Seaman.

Fernando Niño conversando con el colegiado ante la mirada de Henry
Fernando Niño conversando con el colegiado ante la mirada de Henry

En el tramo final, los ingleses se limitaron a colgar balones sobre el área de un Leo Franco que hasta entonces, había sido un mero espectador. Afortunadamente para los intereses mallorquinistas, los postreros y desesperados intentos no dieron resultado a los visitantes.

Por otra parte destacar que, en el otro partido del grupo, saltó la sorpresa con el triunfo de Panathinaikos en el terreno del Shalke 04 (0-2) gracias a las dianas del ex valencianista Vlaovic y del futuro barralet Basinas.

ALINEACIONES:

RCD MALLORCA (1): Leo Franco, Olaizola, Niño, Nadal, Miquel Soler, Engonga (Vicente, min 67), Marcos, Ibagaza (Novo, min 45), Campano, Luque (Paunovic, min 76) y Eto´o.

ARSENAL (0): Seaman, Lauren, Keown, Campbell, Cole, Gio, Vieira, Ljungberg (Jeffers, min 71), Pires (Parlour, min 79), Wiltford (Kanu, min 72), Henry.

COLEGIADO: Erik Fisker (Dinamarca)

GOL: 1-0 Engonga (min 12)

Por otra parte, y lamentablemente, hay que recordar que el hasta ahora último partido oficial del RCD Mallorca en Europa fuera de la isla fue en St. James Park ante el Newcastle (4-1) el 11 de marzo de 2004, pocas horas después de los atentados ocurridos en Madrid. Aquel día, como el fatídico 11 de septiembre de 1999, la UEFA careció de humanidad demostrando que ellos de empatía no entienden.

El debut en Primera, también un 11 de septiembre

El 11 de septiembre de 1960 -cuatro décadas y un año antes de estrenarse en Champions- el RCD Mallorca de Jaume Rosselló se convirtió en el primer equipo balear en debutar en la máxima categoría del fútbol español. Una gesta que todavía hoy, ningún otro conjunto de la comunidad ha podido igualar.

Los barralets, dirigidos por el inolvidable Juan Carlos Lorenzo, cayeron ante el Real Betis (2-0) en un abarrotado Heliópolis, un estadio que desde 1961 hasta ahora (exceptuando 13 años que fue rebautizado como Manuel Ruiz de Lopera) rinde tributo al máximo dirigente de por aquel entonces.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.