Enric Mas: Ha nacido una nueva estrella

El de Artà sobre el podio
El de Artà sobre el podio

Rafa Nadal, Mario Mola, Marco Asensio, Rudy Fernández, Jorge Lorenzo, Alba Torrens, Joan Mir, Patri Guijarro, Cata Coll… No hay duda de que el deporte mallorquín está de moda. A esta lista de triunfadores en sus respectivas disciplinas, hay que añadir desde este fin de semana el nombre del ciclista de Artà Enric Mas.  

Enric Mas (Artá, 23 años) se ha convertido con su segundo puesto en la Vuelta en una esperanza con destellos de realidad que ya ilumina e ilusiona al necesitado ciclismo español.

En su segundo año de profesional, el “heredero” elegido por Alberto Contador como corredor del futuro, ya se ha colado entre las figuras del pelotón y apunta, con prudencia, hacia cotas más elevadas. El Tour de Francia le espera en 2019 si su equipo, el más laureado del año, decide ponerle en escena.

Leer Más: Enric Mas gana la etapa y se asegura el podio en La Vuelta

“La última semana sí vi la opción al maillot rojo”

“En principio no me planteaba la pelea por el maillot rojo como objetivo porque llevaba mucho tiempo sin competir y no sabía cómo me iba a encontrar, pero en la tercera semana sí me lo llegué a plantear. No sé qué hubiera pasada con un equipo a mi servicio porque en tres semanas pueden pasar muchas cosas, dijo al llegar a la meta el ciclista mallorquí.

Desde 1976 ningún mallorquín había ganado una etapa
Desde 1976 ningún mallorquín había ganado una etapa

Mas sabe que a partir de ahora centrará uno de los focos principales del ciclismo español. Una responsabilidad que está dispuesto a asumir con tranquilidad. “Me motiva la responsabilidad, pero ahora pienso en seguir aprendiendo y trabajando para mejorar en todo lo que me haga falta”. explicó.

Ahora su ilusión será debutar en el Tour de Francia, pero es un asunto que deberá tratar con los técnicos del equipo. “Me gustaría conocer el Tour, pero tiempo tenemos para hablarlo con el director del equipo, a ver cómo planificamos la próxima temporada”, ha asegurado.

Palabra de Contador

Contador lo dijo bien claro. “Enric Mas es el futuro”. Lo sabía bien el madrileño, ya que el talento que demostró el mallorquín cuando entró en el Centro de Tecnificación de Mallorca se reflejó en la Fundación Alberto Contador.

“Enric sufrió una desilusión tremenda por no haber ido al Tour, pero la Vuelta era mejor opción porque al Tour su equipo iba pensando en los sprint y en trabajar para (Fernando) Gaviria”, dijo un Contador que en 2017 vivió una emotiva despedida en otro día de final de Vuelta como este domingo y que se mostró confiado en el futuro del ciclismo español.

Enric Mas y Alberto Contador
Enric Mas y Alberto Contador

“Poco a poco van saliendo corredores y nos podemos ilusionar porque viene una generación muy buena también con (Marc) Soler y (Iván García) Cortina”, dijo, centrándose en un Mas que pasó “por la Fundación Contador” y del que destacó “una madurez increíble”.

“El palo de La Rabassa (el viernes) se lo tomó con tranquilidad y al día siguiente (el sábado) se peleó con (Miguel Ángel) López por la victoria” en el Coll de la Gallina”, valoró el madrileño.

Los inicios de Mas

Pero antes de llegar a la fábrica de talentos del mejor vueltómano español de la historia, Mas pasó por el AEL valenciano como cadete y por el Castillo de Onda de Castellón en juveniles, donde su talento fue detectado por los técnicos de Contador, que lo reclutaron para el equipo sub’23.

En su debut en la categoría ya lanzó un aviso, fue el mejor joven en la Vuelta al Bidasoa, y un año después se quedó a un metro de vencer al colombiano Steven Calderón. Su exhibición superó las fronteras y los ojeadores tenían dónde clavar sus ojos.

El mallorquín llegando a la meta
El mallorquín llegando a la meta

En 2016 recibió una oferta del Klein Constantia, nada menos que el filial del Quick Step, donde le ofrecieron unas condiciones irrechazables, sobre todo a la hora de ofrecerle un calendario ideal para sus condiciones.

Su progresión se estaba lanzando. En la Vuelta al Alentejo logró su primera victoria en su categoría y también se impuso en el Tour de Savoya, por delante de Tao Geoghegen, actual promesa del Sky y presente en la Vuelta.

Mas no ofrecía dudas y el Quick Step, entonces de apellido Etixx, decidió incorporarlo a la primera plantilla Worl Tour en 2017, para pedalear junto a figuras consagradas como Boonen, Alaphilippe o Gilbert.

Su primer año como profesional

En su primer año de profesional, Mas acabó segundo en la Vuelta a Burgos 2017, solo superado por Mikel Landa, a quien apretó las clavijas el mallorquín.

Semanas después debutó en la Vuelta, y en la etapa del Angliru intentó la hazaña. Su maestro, Alberto Contador, le echó el guante y Mas le echó una mano. El del Pinto firmó la gloria y su despedida, el de Artá tomó el relevo.

Entre Mallorca y Andorra

Enric Mas se ha incorporado al pelotón de residentes en Andorra. En el Principado se entrena entre montañas, lejos del mar, de su Mediterráneo, en cuyas aguas disfruta de una de sus grandes pasiones cuando no está sobre la bicicleta.

“Siempre he buceado en el mar Mediterráneo que rodea Mallorca. Me encanta su libertad, bucear en sus aguas, contener la respiración y explorar el gran mundo que existe debajo. A veces incluso cojo pescado, que preparamos en la parrilla por la noche con familiares y amigos”, asegura.

Mas, Yates y López, los tres triunfadores de La Vuelta 2018
Mas, Yates y López, los tres triunfadores de La Vuelta 2018

Su traslado a Andorra no ha estado exento de comentarios, pero Mas ofrece su versión.

“No me malinterpreten, Mallorca es fantástica para el entrenamiento, pero en el verano está llena de turistas y ciclistas que vienen a explorar la isla. Prefiero más aire a mi alrededor, para mantener la calma lejos de todo el bullicio, y en Andorra es perfecto para eso. Con montañas que superan los 2000 metros, incluso puedes hacer un buen entrenamiento de altura”.

Mudarse de casa, lejos de la familia y amigos puede ser un poco difícil, pero por el momento se encuentra feliz.

Presente y futuro

Respecto a su futuro, no tiene dudas. De momento, descansar; luego el Mundial, y de cambiar de equipo nada de nada. Su sitio es el Quick Step, el equipo con más victorias del año. En la escuadra belga tiene de quien aprender.

El ganador de La Vuelta 2018, el corredor británico del equipo Michelton - Scott, Simon Yates (d), y el segundo clasificado el mallorquí de Quick Step, Enric Mas, en el podio al finalizar la Vuelta Ciclista a España.
El ganador de La Vuelta 2018, el corredor británico del equipo Michelton – Scott, Simon Yates (d), y el segundo clasificado el mallorquí de Quick Step, Enric Mas, en el podio al finalizar la Vuelta Ciclista a España.

La temporada 2018 queda en la mente de Mas para siempre. El año de su presentación en sociedad con laureles. En la Vuelta al País Vasco estrenó su palmarés profesional en Arrate. En la Vuelta ganó la etapa reina en el Coll de la Gallina. Segundo en el podio de Madrid con 23 años. Enric Mas ya bucea en el ciclismo de élite.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.