Guardia Civil ratifica que Es Pinaret no cumplía con la normativa de seguridad

El suceso tuvo lugar en octubre de 2015 (Foto: Archivo)
El suceso tuvo lugar en octubre de 2015 (Foto: Archivo)

Un agente de la Guardia Civil ha asegurado este lunes ante el Tribunal que el centro de menores de Es Pinaret no cumplía con la normativa de seguridad de este tipo de instalaciones cuando en octubre de 2015 un menor falleció tras quemar un colchón que la exdirectora y el antiguo jefe de mantenimiento creían erróneamente que era ignífugo. 

Guardias civiles que participaron en la investigación de los hechos de la muerte de un menor en Es Pinaret en octubre de 2015, han indicado en la primera sesión de la vista -programada hasta el viernes en el juzgado penal 7 de Palma- que la empresa encargada de inspeccionar el sistema antincendios había alertado de que estaba fuera de servicio.

Leer Más: Muere por un incendio un chico de 17 años internado en Es Pinaret

“Se sabía que no funcionaba”, ha afirmado el agente instructor del atestado, que ha añadido además que ni el colchón (altamente inflamable), ni la celda del menor (sin electricidad, sin ventana y con cerraduras deterioradas) cumplían con la normativa de seguridad de este tipo de instalaciones.

No sabían que no funcionaba

La exdirectora del centro de menores de Es Pinaret y el antiguo jefe de mantenimiento, acusados de homicidio imprudente por la muerte de un interno de 17 años que prendió fuego a un colchón, han dicho en el juicio que desconocían que la alarma antincendios no funcionaba.

Es Pinaret
Es Pinaret

Los procesados, para quienes la Fiscalía solicita sendas penas de 2 años de prisión, han mantenido que nunca fueron informados de que en el edificio Tramuntana del centro de internamiento el sistema contraincendios estaba inhabilitado cuando en octubre de 2015 un menor quemó un colchón que, según creían ambos erróneamente, era ignífugo.

La defensa

El jefe de mantenimiento de la Fundación S’Estel, la entidad del Govern balear que gestiona Es Pinaret, ha confirmado que “por orden de la dirección” retiró todo el cableado de la habitación del menor después de que intentara autolesionarse.

Ha relatado que en las dos últimas revisiones del sistema contra incendios no acompañó al técnico de la empresa encargada y que el subordinado que lo hizo no le pasó el parte donde se indicaba que estaba averiado ni se lo hizo saber de forma oral. “Era conocedor de que el sistema funcionaba correctamente”, ha asegurado.

Leer Más: Sucesión de fallos en el incendio de Es Pinaret

Además, nunca vio que en un lateral del módulo de aspiración de humos la empresa de revisión del equipo antincendios había colocado una pegatina que indicaba que estaba averiado, un indicativo que él retiró unos días después de la muerte del interno “para evitar motines”, pero que después entregó a la Guardia Civil.

Unas cerillas encontradas un día antes

La exdirectora, que llevaba un año en el cargo cuando se produjo el incendio, ha asegurado que los partes con incidencias de mantenimiento no pasaban por sus manos y ha explicado que el joven fallecido estaba encerrado en su habitación porque el día antes le habían encontrado cerillas, que están prohibidas.

Leer Más: El interno fallecido en Es Pinaret, tenía cerillas en su habitación

La educadora ha justificado la retirada del cableado por el intento de suicidio, pero ha afirmado que posteriormente pidió su reposición, y ha señalado que aunque la habitación debía disponer de timbre de aviso, “no todas lo tenían”.

“La información que yo tenía es que todo el centro tenía colchones ignífugos”, ha dicho respecto al foco de la combustión.

El astestado

El instructor del atestado ha expuesto que, según los indicios recabados por la Guardia Civil, el joven murió quemado por la falta de alarma y debido a que cuando los responsables de la seguridad fueron conscientes del incendio no pudieron entrar en la celda porque la cerradura se deformó por el calor y les costó acceder por la reja corredera de la ventaja debido a algún fallo en su cerradura.

Entrada al centro (Foto: Archivo)
Entrada al centro (Foto: Archivo)

A su juicio, “a simple vista” se apreciaba que no existían las medidas de seguridad preceptivas y las deficiencias que no eran evidentes debían ser conocidas por los responsables del centro si hacían adecuadamente su trabajo.

Otro testimonio 

Otro agente que participó en la investigación ha abundado en esta idea y ha considerado que, a efectos de seguridad, en Es Pinaret deben regir normas de seguridad similares a las de una cárcel, aunque “a los módulos les llaman hogares y a las celdas les llaman habitaciones”.

Leer Más: Armengol no consiente que se diga que “el Govern no ha dado la cara” en el caso del menor fallecido en Es Pinaret

El guardia que realizó las comprobaciones del escenario del suceso ha indicado que constató el mal estado de los cierres de la puerta y la reja exterior, ha detallado que el colchón no solo no era ignífugo sino que era de espuma y ni siquiera tenía funda, y que la instalación del techo para extracción de humos estaba sin conectar.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.