Justicia para trabajadores del IB-SALUT

El Govern, con la Consellera de Salud de abanderada, es extremadamente atento con la sanidad privada y no con la sanidad pública, por ello Baleares sigue siendo una de las comunidades autónomas con más servicios sanitarios privatizados.

Ahora, toca el menosprecio a los trabajadores y trabajadoras de nuestro servicio de salud. Lo más importante en nuestra sanidad pública es la dedicación y abnegación de nuestros trabajadores públicos. El componente humano es incluso más importante que la dotación de infraestructuras. Sin embargo, la visión del Govern es otra distinta: desmerecer el trabajo y profesionalidad de los trabajadores del servicio balear de salud (IB-SALUT).

Desgraciadamente en el IB-SALUT muchos de los hombres y mujeres que atienden día a día a los pacientes usuarios de nuestra sanidad pública, bien en los centros de salud o en centros hospitalarios, lo hacen a través de contratos temporales. Muchos de ellos, llevan décadas prestando servicios en situación de temporalidad (algunos sobrepasan los 10 años), circunstancia ajena a su voluntad, lo que demuestra una falta de sensibilidad absoluta de los distintos gobiernos autonómicos.

Asimismo, todos cuentan con un bagaje duradero en el tiempo que ha provocado que ostenten grandes aptitudes (formación, educación, ensayos, ponencias, titulaciones…) y sobresalientes actitudes (resolución de conflictos, comunicación, empatía y asertividad con pacientes, entre otros). Ante ello, el Govern del PSIB, Més y Podemos, a través de su Consellera de Salud, debiera de haber gestionado un proceso de consolidación de las plazas de los trabajadores públicos de nuestro sistema de salud. Pero su apuesta ha sido lanzar un proceso de oferta pública de empleo, de manera que con esta opción se premia la memorización sobre la experiencia; los pacientes de esta comunidad necesitamos y apostamos por el personal con experiencia y no es otro que el que ya viene prestando servicios para el IB SALUT.

Ante esta situación, llama poderosamente la atención la ausencia de los sindicatos. ¿Dónde está el activismo sindical de las principales centrales sindicales? Después lamentamos el bajo compromiso sindical, el descenso de la afiliación, que se traduce en falta de lucha sindical y desconfianza de los trabajadores hacia los sindicatos.

Ante la nula sensibilidad e insolidaridad del Govern y la inacción por parte de las principales centrales sindicales, a los trabajadores y trabajadoras del IB-SALUT no les queda otra salida que judicializar la cuestión para que jueces y tribunales les reconozcan aquello que no les facilita el Govern: que se reconozca el escenario de fraude de ley en el que se encuentran.

La Unión Europea ha señalado al Estado Español, y por ende a nuestra comunidad autónoma, como paradigma de fraude de ley y precariedad en la función pública. Cabe mencionar que el índice de contratos de naturaleza temporal en la administración pública sanitaria española es altísimo, algo que se reproduce en la sanidad pública de Baleares, porque su apuesta es clara: desmantelar nuestra sanidad pública, potenciando la colaboración entre los centros sanitarios públicos y privados, desmereciendo a trabajadores y trabajadoras formadas durante años, etc.

Afortunadamente, todo apunta a que el alto tribunal de la Unión Europea (TJUE), va a reconocer que los hombres y mujeres que trabajan en nuestra sanidad para toda la sociedad merecen el reconocimiento que no les procura el Govern conformado por fuerzas progresistas y abanderado por su Consellera de Salud.

Aprovecho estas líneas para trasladar mi más sincero apoyo y solidaridad para nuestros Profesionales de nuestro servicio público de salud.

Aïnhoa Barajas-Nájera, Economista y Activista de Calvià

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.