La periodista musulmana y el actor judío, ¿quienes son y por qué los llaman traidores?

La boda entre Lucy Aharish y Tsahi Halevi ha despertado numerosas críticas en Israel. Ella es un periodista musulmana de 37 años y él, un actor y cantante judío de mayor éxito en su país. Los más radicales no perdonan la mezcla de etnias mientras otros, celebran un enlace que no ha dejado indiferente a nadie. 

La boda de los dos ‘celebs’ israelíes provoca el enfado de algunos radicales y el aplauso de la mayoría en las redes. No en vano, Lucy Aharish (37) es una de las periodistas más respetadas y conocidas en Israel minetras Tsahi Halevi (43) es uno de los actores y cantantes más populares.

Los dos comparten nacionalidad israelí, carisma, dominio del hebreo y árabe, éxito en la pequeña pantalla y centenares de miles de seguidores en las redes sociales. No debería sorprender que la presentadora y el artista se conocieran, enamoraran y finalmente se casaran.

la periodista musulmana y el actor cantante judíoPero un detalle importante hace de su boda discreta -rozando el secretismo- un evento muy comentado en Israel más allá de la lógica curiosidad que despierta el enlace de dos celebs locales: su religión. Aharish es musulmana y Halevi es judío.

Una boda cargada de polémica

Su boda civil en el norte de Israel, oficiada por la presentadora israelí Tsofit Grant (ex esposa del que fuera entrenador del Chelsea, Avram Grant), sorprendió a los israelíes porque su relación sentimental fue ocultada en los últimos cuatro años.

El mar de elogios a cargo de personalidades, cantantes, periodistas y amigos se topó con un dique llamado Oren Hazan. Este joven representante del Likud aprovechó la boda entre una árabe y un judío para confirmar su etiqueta de “diputado más polémico” de la Knésset.

El ya matrimonio (Foto: Twitter)
El ya matrimonio (Foto: Twitter)

“No acuso a Aharish de seducir a un alma judía con el objetivo de dañar a nuestro Estado y evitar que otros descendientes judíos sigan la dinastía judía. Todo lo contrario, está invitada a convertirse”, tuiteó Hazan para añadir: “Sí acuso a Tsaji que se islamiza Halevi por haber llevado demasiado lejos su papel en Fauda”.

Crítica a los matrimonios mixtos

El actor adquirió protagonismo por su participación en la exitosa serie israelí Fauda (emitida en Netflix) sobre la unidad de élite Mistaaravim formada por agentes especializados en “disfrazarse” de palestinos con sus vestimentas, idioma y costumbres para detener o matar a cabecillas de grupos armados en Cisjordania.

En este sentido, el “lamento” de Hazan debe ser aún más hondo si tenemos en cuenta que antes de ser descubierto en el 2012 en el concurso musical La Voz, Halevi realizó su servicio militar en Mistaaravim. Allí no actuaba.

El mensaje de Hazan acabó con una crítica a los matrimonios mixtos: “Lucy, no es nada personal pero que sepas tú y mi hermano Tsaji, ¡Basta de asimilación!”.

El siempre polémico Oren Hazan (Foto: Twitter)
El siempre polémico Oren Hazan (Foto: Twitter)

Numerosos internautas -entre ellos diputados, periodistas y compañeros de la pareja- condenaron la condena de Hazan. “Racista”, “Métete en tus asuntos” o “vergüenza para el Likud e Israel que seas diputado” fueron algunos de los términos más suaves dedicados al polémico diputado derechista.

Como era de esperar, Hazan contraatacó: “Debería daros vergüenza. No me atacáis a mi sino al pueblo judío. La asimilación está prohibida. Somos un pueblo pequeño y si no nos mantenemos, desaparecemos”. A esto último, uno le respondió en la red: “Ojalá desaparezcas tú de nuestras vidas”.

Polémico diputado

No será el último capítulo polémico de la corta y controvertida carrera política de Hazan desde que se convirtiera en diputado contra todo pronóstico ya que ningún sondeo auguraba 30 escaños para el partido de Benjamín Netanyahu en los comicios del 2015 . Hazan era el número 30 de la lista aunque de los primeros en provocar polémicas por su populismo y amor por salir en los medios.

Benjamín Netanyahu (Foto: Twitter)
Benjamín Netanyahu (Foto: Twitter)

Sus inicios “prometían” ya que el Canal 2 israelí reveló su pasado como director de un casino de un hotel en Burgas donde no faltaban drogas y prostitutas. Hazan lo negó y llevó al periodista a juicio por supuesta calumnia.

Tras incontables escándalos y roces mediáticos con diputados, especialmente de la formación árabe aunque también del partido ultraortodoxo Shas o de la izquierda, Hazan fue suspendido en enero durante seis meses por la Comisión de Ética de la Knésset. ¿El motivo? La denuncia de cinco diputados de diferentes partidos. Uno de sus enemigos es el presidente del Parlamento Yuli Edelstein (Likud) al que llamó “Stalin”.

Netanyahu tampoco se ha librado de su retórica

El ministro de Interior, Arie Deri, también se opone a la boda pero es más diplomático. El veterano político ultraortodoxo defendió que la pareja se enamore y criticó la reacción de Hazan pero admitió que él no puede apoyar un matrimonio mixto. Según él, más allá de la asimilación del pueblo judío, crea problemas para la pareja y sus hijos así como tristeza en sus respectivas familias árabe y judía.

“Es un asunto privado de ellos pero debo decir con dolor y como judío que estoy en contra”, dijo a la radio militar israelí donde la periodista Ilana Dayan empezó su popular programa felicitando a la pareja con un “buenos días” en árabe.

Presentadora en prime time

Aharish, que se educó en una escuela judía en la ciudad sureña israelí de Dimona donde celebraba las festividades del Islam y judaísmo, se convirtió hace ocho años en la primera presentadora árabe en un informativo de prime time en Israel.

Con un discurso fluido, Aharish no tiene reparos en criticar duramente al liderazgo palestino y en especial a los diputados árabes en el Parlamento israelí. Según ella, no se ocupan de los problemas diarios de los ciudadanos árabes (20% en Israel) sino sólo de la causa palestina. Desde su posición de presentadora-estrella en el Canal 13, se muestra orgullosa de ser israelí al tiempo que denuncia haber vivido casos de racismo y discriminación.

Su amplia aceptación social en Israel se reflejó hace tres años cuando fue uno de los 12 ciudadanos elegidos para encender la tradicional antorcha en la solemne ceremonia de Independencia. Un hecho que provocó la crítica de radicales judios y árabes.

Hace unos años, admitía que su familia prefería que se casara con un árabe musulmán. Aharish, que pasó gran parte de sus últimos años en la laica y liberal Tel Aviv, ha elegido a alguien que domina el árabe pero no es musulmán sino judío. Según revelan amigos comunes a medios locales, “no todos los familiares de Lucy y Tsahi aceptaron su noviazgo pero con el tiempo han sabido vivir con ello. El amor ha ganado”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.