Enrique Granados: Se va un histórico del deporte español

Si, Enrique Granados Aumacellas, histórico porque ya fue olímpico en 400 y 1.500 (Helsinki 1952) y en esos tiempos digamos que poco deporte había y las dificultades eran mucho mas grandes y no prioritaria la practica deportiva. En 1956 estaba seleccionado para acudir a los Juegos Olímpicos de Melbourne, pero la autoridad de entonces le privó de viajar, por una especie de boicot que pretendía hacer el dictador.

El Real club Canoe de natación fue donde mas destacó y mayores éxitos consiguió, como fueron varios campeonatos y Records de España, así como tres medallas en los Juegos del Mediterráneo (Alejandría 1951 y Barcelona 1955).

Después cogió los bártulos y se marcho a EEUU a estudiar y volvió como uno de los técnicos más importantes del país gracias a su aprendizaje y conocimientos adquiridos en América. Fue entrenador y directivo de la Real Federación Española de natación. Enrique formó técnica y deportivamente a multitud de nadadores que triunfaron.

Su vena deportiva ya le venía de familia, su padre  fue campeón de España de natación y en Waterpolo llegó a participar en las Olimpiadas de Amberes de 1920 y Paris 1924, siendo uno de los pioneros del crawl y lo que aquí llamaban Polo Acuático. Su madre María Aumacellas, nadaba y fue impulsora en el país de la natación sincronizada.

Su abuelo Enrique Granados, que falleció de forma trágica, fue un gran pianista y un estupendo compositor que se codeaba con los más grandes músicos del momento, fue recibido hasta por el presidente de los EEUU.

Ahora hace dos años tuve el honor de compartir mesa en la comida de los distinguidos Cornelius Atticus y la verdad es que me pareció una persona encantadora, tranquilo, con una gran personalidad y conocedor de la natación española, ya no digamos de la balear en donde fue 13 años presidente de la Federación Autonómica. En dos o tres ocasiones le llamé para invitarle a unas comidas entrega de premios, pero en una ocasión no se encontraba bien y en la otra fue en diciembre de 2017, y recuerdo que se disculpó y dijo que tenia la celebración de un cumpleaños de uno de sus nietos.

Se ha ido un hombre que, como sus padres, estuvo ligado siempre al deporte en general y a la natación en particular. Lo que yo llamo: Un hombre del deporte !! 

Siempre estuvo activo, el año pasado con 83 años hizo su última prueba de natación.

Nació en Barcelona, vivió en Madrid y fue un mallorquín de adopción de lujo.                         

Una persona ejemplar de las que es difícil no admirar.

Recibió Honores de la RFEN, Medalla al Mérito Deportivo y 2001 el Cornelius Atticus.

Descanse en Paz Don Enrique!!

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.