500 millones al año para Baleares con el nuevo Régimen Especial

La consellera Cladera explicando cuánto supondrá el REB para Baleares
La consellera Cladera explicando cuánto supondrá el REB para Baleares

El Govern estima que las medidas planteadas en la negociación del nuevo Régimen Especial para Baleares (REB) supondrán un impacto de alrededor de 500 millones de euros al año para Baleares, a falta de ultimar algunos aspectos que todavía se deben concretar con el Gobierno estatal. Millones a cuenta de las medidas fiscales, de transporte, fondo de insularidad e inversión directa. 

La consellera de Hacienda Catalina Cladera ha remarcado que el presidente Sánchez se mostró dispuesto a elaborar un Decreto Ley para asegurar que el nuevo REB esté vigente en el primer semestre de 2019.

Catalina Cladera, consellera de Hacienda, explicando que con el nuevo REB se recibirán 500 millones al año
Catalina Cladera, consellera de Hacienda, explicando que con el nuevo REB se recibirán 500 millones al año

¿De dónde se recibirán los 500 millones?

Según las previsiones del Govern, las medidas fiscales tendrán un impacto de alrededor de 270 millones al año para la economía de las Islas, mientras que las medidas en transporte representan unos 70 millones y el fondo de insularidad, cuya dotación se establecerá cada año según la diferencia entre la media de inversión del Estado en las autonomías y la inversión directa en Baleares, podría rondar los 150 millones.

Así lo han anunciado la consellera de Hacienda y Administraciones Públicas, Catalina Cladera, y el director general de Presupuestos y Financiación, Joan Carrió, para dar más detalles sobre la reunión mantenida el miércoles entre la presidenta del Govern, Francina Armengol, y el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez.

Leer más: Sánchez se compromete con Armengol a aprobar el REB de forma “inminente”

¿Cuándo se cerrará el acuerdo?

En cuanto a la fecha en la que se cerrará el acuerdo, ha apuntado que la siguiente reunión con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, será para ultimar los detalles y la redacción final. De momento no tienen fechas pero «la idea es en noviembre o principios de diciembre», según Cladera, que ha insistido en que «lo importante son los avances».

Fondo de insularidad

El Fondo de Insularidad se enmarcaría en la política de cohesión estatal y quedaría al margen del sistema de financiación autonómica. A diferencia del Fondo de Compensación Interterritorial (FCI), no perseguirá la convergencia económica de los territorios menos desarrollados, sino la compensación de un desequilibrio económico vinculado a una especificidad territorial reconocida por la Constitución, ha indicado Carrió.

La dotación anual de este fondo irá vinculada a los Presupuestos Generales del Estado y en concreto cubrirá la diferencia entre la media de inversión global del Estado en términos per cápita (inversión garantizada) y la inversión directa del Estado en Baleares.

Con esto se busca garantizar que Baleares esté dentro de la media de inversión territorializada, puesto que otras inversiones que se planifican de forma radial (como las redes de carreteras) no llegan a las Islas por la discontinuidad territorial.

El Fondo de Insularidad tendrá una dotación inicial ya en el ejercicio 2019 y se actualizará anualmente. Cada cinco años se revisará la evolución del fondo y se comprobará que los mecanismos se hayan cumplido.

Inversiones

Las inversiones se programarán plurianualmente en una Comisión Mixta Bilateral de Economía y Hacienda en la que participarán el Gobierno y la Comunidad Autónoma de forma paritaria. Se priorizarán los proyectos consensuados, pero en caso de discrepancias, habrá una presidencia, rotatoria entre la Comunidad y el Estado, que tendrá voto de calidad.

Además, los proyectos importes no ejecutados se podrán reprogramar sin tener que reintegrar el dinero, como ocurría con las inversiones estatutarias.

El Fondo de Insularidad abarcará inversiones en infraestructuras de transporte, hídricas y del litoral y de energía; becas al estudio y la investigación; modernización y diversificación del sector turístico; promoción de la investigación, desarrollo tecnológico e innovación; y actuaciones en materia de residuos y patrimonio. También se podrán incluir otras medidas que estén motivadas por la necesidad de dar un trato específico al hecho insular.

El déficit promedio en la inversión en Baleares desde 2009 se sitúa en 177 millones anuales. El año en que Baleares estuvo más alejada de la inversión per cápita estatal fue 2010, con una diferencia de 357 millones de euros. Según el Ejecutivo autonómico, el déficit acumulado en la última década supera los 1.770 millones.

Medidas fiscales

El REB contemplará una reserva de inversiones que prevé que empresas y autónomos de Baleares puedan disfrutar de rebajas fiscales para incentivar la inversión de beneficios en Baleares. La deducción será hasta el 90 por ciento en el caso del impuesto de sociedades y del 80 por ciento del IRPF para los autónomos.

Las inversiones se materializarán en creación o ampliación de establecimientos; diversificación de actividad y transformación en el proceso de producción; inversión en elementos que contribuyan a la mejora y protección del medio ambiente y gastos de I+D+I; creación de puestos de trabajo vinculados a estas inversiones y suscripción de acciones o participaciones de sociedades que realicen las inversiones anteriores.

También se prevé un régimen especial para empresas y autónomos industriales, agrarios, ganaderos y pesqueros, de entre el 10 o el 25% del Impuesto de Sociedades o el IRPF según se mantengan o se creen puestos de trabajo.

Blindar por ley el descuento del 755 en transporte

En el apartado del transporte, se blindará por Ley el 75 por ciento de la bonificación para transporte aéreo y marítimo -y el Govern continúa trabajando en la compensación del transporte de mercancías-.

Se reconocerá el transporte terrestre público como servicio público esencial, de forma que Baleares podrá acceder a financiación estatal para transporte urbano colectivo de superficie; se plantea que pueda haber infraestructuras que puedan pasar a ser cogestionadas, como el aeródromo de Son Bonet; y para el sector náutico se creará una comisión mixta para elaborar un plan de medidas de desarrollo.

Cladera: «La negociación llega a buen puerto»

Durante la rueda de prensa, la consellera Cladera ha expresado su «satisfacción» ya que «la negociación está llegando a buen puerto». La responsable balear de Hacienda ha defendido que las expectativas se están cumpliendo «respecto al planteamiento inicial» y ha recalcado que algunas medidas planteadas no eran «posibles a corto plazo», en particular las que implican trámites con Europa.

Además, Cladera ha insistido en que «no había nada cerrado ni nada firmado» con el ministro de Hacienda del Gobierno del PP, Cristóbal Montoro, sino solamente «documentos de trabajo». La consellera ha acusado al PP de haberse «inventado» un documento sobre un supuesto acuerdo sobre el REB y ha sugerido «si estaría el PP acordando un REB de forma paralela».

Finalmente, Cladera ha pedido «responsabilidad» a los partidos para «sumar todos y no restar» ya que «no siempre Baleares tendrá una oportunidad histórica como la que ha tenido esta legislatura».

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.