El Mallorca localiza al aficionado que estuvo solo en el José Zorrilla

Eduardo Guadilla posa con su mascota y toda la plantilla del Real Mallorca (Foto: Real Mallorca)
Eduardo Guadilla posa con su mascota y toda la plantilla del Real Mallorca (Foto: Real Mallorca)

Eduardo Guadilla es un palmesano de 46 años que se ha convertido en el gran protagonista del partido de vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey que enfrentó al Mallorca con el Valladolid. Desde el inicio del partido, las cámaras de la retransmisión televisiva le enfocaron solitario animando a su equipo en el sector visitante del Nuevo José Zorrilla: “Estaba solo, con mucho orgullo, y no paraba de cantar, era tal mi felicidad que ni me di cuenta si los aficionados del Real Valladolid me aplaudían”, cuenta este bermellón, cuya foto con la bandera desplegada ha dado vueltas y vueltas en las redes.

El ‘Se busca’ que la mañana de este jueves lanzaba y publicaba en las redes sociales el club rojillo ha dado sus frutos y al final se ha descubierto una historia auténtica y entrañable.

Él solo animó y ondeó la bandera mallorquinista en unas gradas del José Zorrilla totalmente vacías de hinchas bermellones
Él solo animó y ondeó la bandera mallorquinista en unas gradas del José Zorrilla totalmente vacías de hinchas bermellones

“El club de mi tierra y de mi corazón”

“Cuando marcamos el gol salté de alegría, no cabía en mí”, explica Eduardo, que compró su entrada para ver el partido el pasado martes.

El día del partido no se quiso perder el paseo matinal del equipo, cuya foto ilustra esta información, y por la noche quiso animarles desde la zona de aficionados visitantes: “Creía que habría más gente pero me daba igual, yo resido en Valladolid pero solo voy a ver al RCD Mallorca, el club de mi tierra y de mi corazón”.

Leer más: Lanzan un ‘Se Busca’:¿Quién es este hincha que estaba solo en Valladolid?

Nació en Son Dureta y desde la distancia forjó su amor por los bermellones

Este aficionado mallorquinista, de padre palentino y madre vallisoletana, nació en el Hospital de Son Dureta y residió en Alcúdia hasta los cinco años.

Desde la distancia forjó un amor incondicional por los colores del RCD Mallorca y creció idolatrando a los mitos bermellones de los 80 como Zaki o Hassan. También recuerda cuánto lloró con una lesión de Pepe Gálvez en el Nuevo José Zorrilla: “Siempre he estado ahí cuando el RCD Mallorca ha venido a Valladolid y hace poco, cuando el equipo se salvó en Zorrilla en la última jornada, vinieron 700 mallorquinistas y me sentí rodeado de mi Isla y de mi gente”.

Vendrá a Mallorca, invitado por el club, al partido que él quiera

El Mallorca ha invitado a Eduardo a asistir a un partido del equipo en Son Moix, el que él quiera, detalle que le emociona: “Será mi felicidad, ver a mi Isla, a mi club y estar allí con todos los mallorquinistas”.

Este aficionado está entusiasmado con la temporada del equipo y no ve el momento de visitar Son Moix: “Disfrutar es poco, estoy muy contento con la trayectoria del equipo”.

Leer más: Los bermellones se apean de la Copa en el José Zorrilla (2-1)

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.