El regalo envenenado de los Reyes a Ensenyat, Garrido y Jurado: asfalto, humo y aceite de motor

En primera línea Amedeu Corbera, presidente del GOB y la exconsellera Margalida Rosselló (Foto: GOB)
En primera línea Amedeu Corbera, presidente del GOB y la exconsellera Margalida Rosselló (Foto: GOB)

El presidente del Consell de Mallorca ha tenido unos Reyes muy especiales y a juzgar por lo que le han dejado los de la Plataforma antiautopista a Miquel Ensenyat, el futuro que le espera de aquí a las elecciones no es nada halagüeño porque todo indica que se van a convertir en su sombra. Y luego vendrá lo peor, saber si todo este activismo contra la autopista Llucmajor-Campos se traducirá negativamente en las urnas de los de MÉS per Mallorca, cuyos principales simpatizantes vienen de los sectores conservacionistas en el más amplio sentido de la palabra. 

En la foto, además de su talón de Aquiles, Amadeu Corbera, con quien ha mantenido públicamente y en redes, el campo fuerte de los ecologistas, serias discrepancias, la exconsellera de la extinta coalición IU/Verds, Margalida Rosselló, que ha revitalizado las protestas.

Los Reyes antiautopistas han dejado en el Consell escombros de asfalto, humo y aceite de motor (Foto: GOB)
Los Reyes antiautopistas han dejado en el Consell escombros de asfalto, humo y aceite de motor (Foto: GOB)

Asfalto, humo y aceite de motor 

Los antiautopistas han entregado tres regalos muy relacionados con su activismo y el rey Melchor ha llevado una caja llena de escombros de asfalto en alusión a los que se producirán en las obras de la autopista Llucmajor-Campos.

El rey Gaspar ha aportado una lata de aceite de motor, que simboliza el incremento de la contaminación vinculado al uso de vehículos. Y el rey Baltasar ha llevado una caja con humo, donde llevaba gases contaminantes.

Tres sobres para Ensenyat, Garrido y Jurado

Y junto a los tres singulares regalos, han dejado tres sobres: uno para el presidente del Consell de Mallorca, Miquel Ensenyat, otro para la consellera de de Territorio e Infraestructuras, Mercedes Garrido y otro para el vicepresidente segundo y consejero de Participación Ciudadana y Presidencia, Jesús Jurado.

O lo que es igual. Un recado para los soberanistas de MÉS, otro para los socialistas y otro  para Podemos. Los tres sobres contienen la letra de una versión satírica de La Balanguera.

Los antiatopistas insisten en que éste no es el camino

Según los datos que han puesto sobre la mesa, esta legislatura el Consell habrá gastado más de 200 millones de euros construyendo nuevas autopistas y carreteras. Por el contrario, el Govern ha sido incapaz de hacer ni 1 metro de tren ni tranvía, aseguran. 

Además afirman que los proyectos viarios del Consell han arrasado decenas de hectáreas de bosques y espacios agrarios bien conservados y se han expropiado cientos de fincas. Y todo esto en una legislatura en la que “solo han dado excusas para no proteger ni un metro cuadrado de territorio modificando Plan Territorial con criterios de movilidad y contención del urbanismo más salvaje”.

¿Y qué ha pasado con lo de París?

“Esta legislatura hemos visto desfilar por París a representantes de las Islas. El Acuerdo de París establece medidas para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero a partir del año 2020. Por el contrario Mallorca entrará 2020 inaugurando autopistas y eliminando más de 2000 árboles sólo entre Llucmajor y Campos”, han subrayado. 

Insisten en que el proyecto Llucmajor-Campos es el más caro de la década

“El Consell prometió que sería la legislatura de la transparencia. Por el contrario vemos como la autopista Llucmajor-Campos, el proyecto más caro de la década, se aprobó en una comisión, sin público, sin posibilidad de hacer alegaciones, sin que nadie pudiera ver el proyecto, sin colgarlo en internet y han mentido a la gente respecto a sus dimensiones. Incluso la reducción anunciada ha sido un artificio destinado a confundir a la gente”, mantienen los antiautopistas.

Un incremento de población inasumible

La población de Mallorca ha pasado de 658.000 personas a 880.000 entre 1999 y 2018. Cifra que según los activistas solo ha llevado “a más asfalto, mientras el transporte público quedaba estancado, se colapsaba, se degradaba y encarecía de precio”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.