Miles de palmesanos reciben a los Reyes en una Cabalgata muy musical

Como el flautista de Hamelín, las calles de Palma se han convertido en auténticas riadas de padres acompañados de sus hijos más pequeños y también de adolescentes, que como un ejército se dirigían hacia las zonas estratégicas para poder ver la Cabalgata con las 13 carrozas y las 19 comparsas de ese año, y como no, a los tres Reyes de Oriente. Melchor, Gaspar y Baltasar han llegado en barco a Palma a las 18:00 horas y han recorrido la capital balear entre el asombro, las risas y hasta los lloros de los más pequeños, que subidos a los hombros de sus padres o en primera línea tras las vallas de seguridad, saludaban a quienes están convencidos les dejarán sus regalos en su casa, de noche, cuando nadie los vea. 

Melchor, Gaspar y Baltasar han acabado el recorrido en el Palau Solleric, a cuyo balcón han salido a saludar a la chiquillería y al resto de los palmesanos congregados en el Paseo del Borne para ver el final de una Cabalgata con mucho colorido y música, la última de esta legislatura.

Todos esperando al saludo de los Reyes en el balcón del Palau Solleric, donde han sido recibidos por el alcalde
Todos esperando al saludo de los Reyes en el balcón del Palau Solleric, donde han sido recibidos por el alcalde (IB3TV)

La Cabalgata o el tradicional bautismo 

El centro de Palma se ha llenado de decenas de cochecitos con los bebés en su interior en esa especie de bautismo en el que se ha convertido la Cabalgata, que es llevar a los hijos para que conozcan a los Reyes de Oriente, hasta que, pasados unos años, se enteren de que los que se gastan el dinero en sus juguetes son sus padres, sus abuelos o sus tíos.

Sin embargo y a juzgar por las caras de adolescentes, jóvenes y mayores, parece que el espectáculo en el que se han convertido estos desfiles de reyes sigue sorprendiendo y llamando la atención, de ahí que los responsables políticos aprovechen y se marquen un tanto, de modo que en cada edición se incorporen más elementos que tengan que ver o estén asociados con el devenir o el disfrute real diario, como la música en sus versiones más actuales.

Un ir y venir sin poder verlos de cerca

Salvo los que se han apostado a primera hora para coger sitio y ver la Cabalgata en primera línea, el resto de padres con sus hijos, iban y venían intentando que los pequeños pudieran ver algo subidos a sus hombros o aupados en brazos.

Hasta 7 filas de gente estaba aglutinada en las Ramblas, en el Paseo Mallorca y en Jaime III, por lo que si no tenías la suerte de tener un padre alto y fornido, imposible ver nada, salvo las piernas de los congregados en torno al desfile de carrozas.

Un camión grúa por aquí, unos bancos por allá, y hasta las vallas de seguridad servían para poder subirse y desde esas improvisadas atalayas ver a las criaturas fantásticas y el bosque en el que ha estado inspirada la Cabalgata.

7.000 kilos de caramelos 

La Cabalgata de este año, con su bosque y su fantasía floral, ha vuelto a endulzar el deseo de los niños con el reparto de más de 7.000 kilos de caramelos, que en alguna ocasión han hecho una diana no deseada, yendo a parar a alguna parte de la cara o cabeza en la que han impactado con fuerza.

Tres carrozas nuevas en la última Cabalgata de esta legislatura que repite temática floral

La temática floral, el medioambiente, o el reciclaje ha estado presente en esta última Cabalgata de la legislatura que ha estrenado tres carrozas. Una, inspirada en una estrella fugaz de oriente, a bordo de un globo aerostático y comandada por un personaje muy singular que iba acompañado de una comparsa de estrellas y constelaciones con trajes de lucecitas.

Un jardín mágico con una jaula de pérgola, con fresas y con niños dormidos que despiertan y se encuentra con un mundo especial con insectos hechos personas, ha sido otra de las novedades del desfile de este 2019. Y la tercera novedad ha desfilado como si de un bosque encantado se tratara, una especie de cornucopia (un gran cuerno del que rebosan frutas, flores, monedas y toda clase de bienes y riquezas) con setas mágicas, musgo, una farola y un caldero mágico con efectos especiales.

Como es tradición los Reyes han desembarcado en el Moll Vell de Palma

Como estaba previsto y lo habían anunciado, Melchor, Gaspar y Baltasar han llegado a la capital balear por mar y han desembarcado en el Moll Vell, donde les esperaban ya muchos palmesanos, antes de protagonizar la tradicional Cabalgata, en la que han participado 600 personas.

 

 

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.