¿Año nuevo, Govern nuevo?, ¿quién va a ganar las elecciones del 26 de mayo?

Socialistas y soberanistas aplauden la aprobación de los presupuestos para 2019
Socialistas y soberanistas aplauden los presupuestos del Govern para 2019

Todos los políticos situados en el línea de salida para las principales instituciones de Baleares han cruzado los dedos para ser ellos y no los otros los que ocupen el sillón del Consolat de la Mar, el edificio delante de cuyos cañones tanto gusta fotografiarse a los turistas y que en sus orígenes era donde se dirimían los conflictos entre mercaderes, patrones y marineros.

2019 despega con la vista puesta en las elecciones de mayo y tal y como está la cosa no hay nada decidido en Baleares. Si Francina Armengol repitiese Govern, sería la primera vez que los socialistas encadenan dos legislaturas.

Ejecutiva del PSIB
Ejecutiva del PSIB

PSOE-PSIB: El fantasma de Andalucía

Éste es uno de los principales caballos de batalla de los socialistas de Francina Armengol, una vez que ya se ha visto, se ha analizado y se ha atribuido que es mitad y mitad, la debacle de Susana Díaz: parte de culpa la tiene ese gobernar sin descanso durante años y años de los socialistas en Andalucía y la otra, el papel que está jugando Pedro Sánchez con los independentistas.

¿Qué harán los socialistas de Baleares?, ¿se han vuelto más nacionalistas, más independentistas, o por el contrario están más que hartos de que todo se pase por el cedazo de Cataluña, mañana, tarde y noche?, ¿cómo se comportará en las urnas el granero españolista de Palma que no cuaja con el ideario nacionalista de Francina Armengol y que de momento miran los toros (no los de la ley a la balear) desde la barrera?

Armengol y todo el que esté familiarizado con los  números electorales, sabe que el granero del PSIB está en Palma, sobre todo en la agrupación que por tan solo dos votos dejó apeado al sector menos nacionalista del partido.

A Pedro Sánchez ya le están saliendo algunos barones algo más que respondones, porque de «Cataluña estamos más que hartos», comentan en algunas de las baronías temerosos de que a ellos también les pase como a Susana Díaz, a pesar del color verde que eligió para su compaña, que no le libró del decalaje tan preocupante que hubo entre los simpatizantes y militantes socialistas con el propio PSOE y que se tradujo en una pérdida de diputados que le va a costar el puesto.

Biel Company, el presidente del PP balear, con Mateo Isern, candidato al Ayuntamiento de Palma
Biel Company, el presidente del PP balear, con Mateo Isern, candidato al Ayuntamiento de Palma

El PP se estrena con Biel Company y recupera a Mateo Isern por ¿temor a Cs y a los votos se puedan ir a Actua-Vox?

La vuelta a toda cosa a la arena política de Mateo Isern da una idea de que el PP quiere jugar a caballo ganador e intentar recuperar el granero, también para el PP, que es Palma.

Isern ya ganó unas elecciones, pero Biel Company, el presidente balear del PP, se estrena en estas lides y se quiere rodear de candidatos que le sumen y le aupen a un sillón que está muy codiciado y al que todo le influye, lo balear y lo español.

Pablo Casado que, si no hay un terremoto en el PP, se medirá a la presidencia de España con Pedro Sánchez, no acaba de encontrar su sitio, que le disputan por el centro Ciudadanos y por la derecha más radical Vox, que ahora sí se le tiene en cuenta y respeto tras los doce de Andalucía y los últimos sondeos del CIS. Estas circunstancias también influyen en Baleares.

Históricos del PP balear no tienen esperanzas de que la situación de un vuelco, aunque después de la recuperación de Isern parece que les ha subido ligeramente, un poco la moral.

Íñigo Errejón con Yllanes y Mae de la Concha (Foto: Europapress)
Íñigo Errejón con Yllanes y Mae de la Concha en Palma (Foto: Europapress)

La cosa está en si Podemos se hunde o no

Así como en las anteriores elecciones Francina Armengol ya sabía de antemano que la batalla se la iban a ganar los de Podemos con un candidato de Vallecas, Alberto Jarabo, y primeros espadas también de fuera pero reciclados en el nacionalismo balear, por esa gran ola de aceptación a los de los círculos morados que invadía España tras el 15 M, el Movimiento de los indignados que en mayo de este 2019 cumplirá 8 años.

Los de Podemos ya han tocado el poder y en muchos lugares del país han acabado como el ‘rosario de la aurora’. Si no están enfrentados y escindidos entre las diferentes sensibilidades del partido, con casos tan notorios como el de Carolina Bescansa, en el panorama nacional y en el balear con 3 diputados en el Grupo Mixto, cada uno por su lado y entre ellos la expresidenta del Parlament balear, Xelo Huertas, además de Montse Seijas y el último que dijo adiós de forma muy crítica, Salvador Aguilera.

Todos los que ya no están en Podemos coinciden en señalar que lo de los círculos no funciona y que lo que prevalece es la jerarquía pura y dura como la de cualquier partido tradicional.

Socialmente la respuesta de seguidores y simpatizantes ha sido muy dura cuando se han puesto en la palestra los casos de Pablo Iglesias, que de vivir en casa de su abuela en Vallecas ha pasado a ocupar una finca millonaria en la Sierra madrileña, la beca de Errejón en una universidad andaluza o el patrimonio de Juan Carlos Monedero, por citar algunos de los muchos casos que han salpicado la andadura de Podemos desde que participan en política.

En Baleares llama la atención que Alberto Jarabo, cuyas batallas internas con Laura Camargo han sido notorias y públicas, se presente como cabeza de lista al Ayuntamiento de Palma, y que la plaza del Consolat de la Mar se la haya dejado al juez en excedencia Juan Pedro Yllanes, que sufrió lo indecible en la anterior campaña de las generales cuando tenía que debatir, expresarse y lanzar los mensajes en catalán, pero alguien debió de decirle que lo del bilingüismo no estaba bien visto. Vamos que mejor hablara en catalán y de ninguna manera en castellano o español, en la lengua de Cervantes.

Una buena parte de las caras que ahora están en primera línea de Podemos, no volverán a repetir en las próximas elecciones, queda por tanto muy abierta la incógnita de cómo afectarán estos vaivenes y si el PSIB de Armengol recuperará los votos que le robaron los morados en las elecciones de 2015 o se irán a otros partidos con una gama cromática bien diferente, como son los naranjas.

Xavier Pericay con Joan Mesquida en la cena de Navidad de Cs Baleares
Xavier Pericay con Joan Mesquida en la cena de Navidad de Cs Baleares

Ciudadanos de Xavier Pericay, una gran incógnita en caladeros tanto de la derecha como en el centro izquierda socialista

A los de Rivera no les ha ido nada mal en Andalucía, donde no solo han subido, sino que además no les han castigado por apoyar a Susana Díaz en la investidura en 2015 y de haber ido de la mano de la socialista la mayor parte de la legislatura.

Sin embargo en Baleares siguen siendo una incógnita. La Plataforma Ciudadana, que se creó como revulsivo a la crisis catalana, sirvió de acicate a los naranjas para tener más visibilidad en toda España. La Plataforma ha traído a las Islas en más de una ocasión a Rivera y también al ahora controvertido Manuel Valls y ha sumado caras nuevas como la del exsocialista Joan Mesquida, cuyo futuro parece que podría convertirse en el as en la manga que se guarda la formación de Xavier Pericay para los próximos comicios.

Mesquida no milita con los naranjas, pero se deja querer en actos, cenas y encuentros con el líder nacional y con los regionales.

El caladero de Ciudadanos está en los simpatizantes del PP y entre los simpatizantes de ese PSIB que no están de acuerdo con la política en materia lingüística que está llevando a cabo Francina Armengol durante esta legislatura en sectores como el de la Sanidad, en el que ha impuesto el decreto del catalán. Simpatizantes que no ven bien la asunción por parte de la secretaria general del PSIB de posturas más cercanas al soberanismo que preconizan los de MÉS per Mallorca de Miquel Ensenyat y Bel Busquets.

Un ecologista interpela a Miquel Ensenyat a las puertas del Consell de Mallorca por la autopista Llucmajor-Campos (Foto: Vídeo IB3)
Un ecologista interpela a Ensenyat a las puertas del Consell de Mallorca por la autopista Llucmajor-Campos (Foto: Vídeo IB3)

MÉS per Mallorca libra su propia guerra con bases que se han sentido engañadas con las infraestructuras que destruyen territorio

En el 2015 los nacionalistas y soberanistas de MÉS tuvieron una subida notable que en las anteriores elecciones donde iban coaligados los del PSM con IU-Verds. Lo que en Cataluña se inició como procés en 2006, en Baleares alcanza su punto álgido en 2015, tras la marea verde en Educación durante la legislatura del popular José Ramón Bauzà de 2011-15. Una movilización que capitalizó casi en exclusiva MÉS, con ayuda del sindicato mayoritario, STEI (Sindicat de Traballadors de l’Ensenyament de les Illes) de corte absolutamente nacionalista. El PSIB llegó tarde a esta marea, aunque después también entró de lleno.

Sin embargo la formación de Miquel Ensenyat, candidato al Govern, de Antoni Noguera, candidato al Ayuntamiento de Palma y de Bel Busquets, candidata al Consell, tiene que librar la batalla con las bases ecologistas y de defensa del Territorio. Tanto los conservacionistas de GOB Mallorca como los de Terraferida, libran en las redes sociales, donde son fuertes, su particular batalla sobre todo con Ensenyat, actual presidente insular de Mallorca por culpa de la grandes infraestructuras como la autopista Llucmaujor-Campos o la normativa sobre alquiler turístico.

Unos y otros tienen una guerra abierta que de momento no se sabe cual será su traducción en las urnas. No parece que los problemas de corrupción les vaya a pasar factura, ya que en su Ejecutiva incluyeron a la exconsellera de Transparencia y Cultura que tuvo que dimitir por el caso ‘Contratos’ que está en pleno proceso judicial y con 5 imputados, entre ellos la exconsellera Ruth Mateu. El exconseller de Turismo Biel Barceló, que también tuvo que dimitir por su viaje gratis al Caribe, ha sido recolocado por la consellera Fina Santiago en su Departamento del Ejecutivo autonómico de Serveis Socials.

También dejó su puesto, escaño y la política, el parlamentario David Abril, procedente de Izquierda Unida. Argumentó motivos personales, pero la falta de entendimiento con sus compañeros y las diferencias en muchas ocasiones le pasaron una factura a su salud que no estaba dispuesto a prolongar por más tiempo.

Su ideario es nacionalista y abiertamente independentista con apoyos manifiestos a la causa de la independencia catalana. En Baleares se han organizado actos para recogida de fondos para los políticos presos o huidos de la Justicia, a los que han asistido miembros destacados de MÉS. El último de ellos en la cárcel catalana de Lledorners. Bel Busquets vicepresidenta del Govern y consellera de Turismo, Guillem Balboa, alcalde de Alaró y coportavoz de la formación con Busquets, y el responsable de Comunicación de los soberanistas Lluis Apesteguia, fueron el pasado mes de noviembre a visitar al exvicepresidente de la Generalitat de Cataluña, Oriol Junqueras y al exconseller de Acción Exterior, Raül Romeva, presos en esta cárcel catalana acusados por rebelión y por obrar en contra de la Constitución española.

El presidente del partido, Jaume Font, rodeado por los suyos
El presidente del partido, Jaume Font, rodeado por los suyos estas Navidades

Los autonomistas de El Pi aspiran a conseguir ese cuarto diputado que se les escapó por un puñado de votos

Los autonomistas del partido de Jaume Font consiguieron 3 diputados en 2015 con más de 30.000 votos y por un puñado más no consiguieron el cuarto diputado.

De momento no tienen enemigos ni cuentas pendientes que vayan en contra, por los que en esta larga precampaña van a sumar y a conseguir ese cuarto que se les escapó por poco.

Es uno de los partidos donde también mira el PP y que los de Company deberán tener muy cuenta si consiguen resultados que les permitan negociar un pacto de gobierno. Sin embargo, entre los de Font no están contentos con el trato que los de la gaviota les han dado en algunas ocasiones entre las bambalinas parlamentarias, donde los han ninguneado en más de una ocasión. Y estos comportamientos no se van a olvidar tan fácilmente. Así que los populares tienen unos meses por delante para suavizar el camino y hacer que las cosas fluyan por si acaso los necesitan tras la noche electoral del 26 de mayo.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.