El Govern no entregará a la oposición el registro de llamadas de la torrentada

La imagen muestra como la torrentada engulló los coches con las luces, lo que daba un aspecto más tétrico
La imagen muestra como la torrentada engulló los coches con las luces, lo que daba un aspecto más tétrico

El informe definitivo sobre el plan Inunbal respecto a las inundaciones de Llevant concluye que «debe ser prioritaria» la creación de un ente público «tipo agencia» que sea «responsable de todo el ciclo de emergencia» en Baleares. Sin embargo, por normativa de protección de datos no se entregará a la oposición el registro del programa informático CAD que contiene la relación de llamadas al 112 durante la torrentada, ya que así lo han determinado los servicios jurídicos, según la consellera Catalina Cladera.

El el informe se reitera que la organización de la respuesta a las inundaciones fue «muy buena, rápida y proporcionada» y apunta como debilidad, o vuelve a echar la culpa, a la «falta de alerta temprana sobre el fenómeno atmosférico», entre otros aspectos.

El Govern no entregará el registro del ‘CAD’ del 112 a la oposición

La consellera responsable del servicio de emergencias Catalina Cladera ha anunciado que por normativa de protección de datos no se entregará a la oposición el registro del programa informático CAD que contiene la relación de llamadas al 112 que se realizaron durante la terrible torrentada, ya que así lo han determinado los servicios jurídicos.

Cladera reclama las competencias meteorológicas, el talón de Aquiles a quien echan la culpa de la falta de previsión

Sí tendrán el informe definitivo que ha abordado este viernes el Consell de Govern y que también ha sido remitido al resto de organismos del Plan Inunbal. Cladera ha dicho que es un «informe exhaustivo» y que «hace autocrítica interna». Asimismo, ha apostado porque Baleares pueda ejercer competencias en predicción meteorológica para «complementar» las previsiones de la Aemet.

De 70 a 513 m3 de caudal en apenas 15 minutos

La titualar de Hacienda y Administraciones Públicas ha destacado entre otros datos que el caudal del torrente pasó de 70 metros cúbicos por segundo a las 19:00 horas del 9 de octubre hasta los 513 m3/s a las 19:15 horas, y que el agua alcanzó una velocidad de 50 km/h.

La tormenta comenzó aproximadamente a las 15:00 horas del 9 de octubre. Entre las 19:00 y las 20:00 horas se superó el límite de escorrentía, la cantidad máxima de lluvia que el terreno es capaz de filtrar. El episodio torrencial terminó hacia las 00:00 horas.

Cladera ha resaltado la «localización focalizada de la lluvia» subrayando que mientras la precipitación total del fenómeno se sitúa en unos 240 mm de lluvia, en Manacor, a sólo siete kilómetros de Sant Llorenç des Cardassar, la precipitación registrada fue solamente de 23 mm.

El área total de afección del episodio abarca unos 232 km2 de los municipios de Sant Llorenç, Artà, Son Servera, Manacor y Capdepera, con una población afectada de unas 35.000 personas.

13 muertos y 300 rescates

Las inundaciones dejaron 13 víctimas mortales y se produjeron más de 300 rescates. Además, fueron localizadas 74 personas desaparecidas. La tormenta también dejó importantes daños materiales: entre otros, cuatro carreteras cortadas, ocho puentes con daños estructurales graves, edificaciones, vehículos, infraestructuras de telecomunicaciones, agua potable, red eléctrica y canalizaciones de agua.

Una agencia pública de emergencias 

El informe elaborado por el director técnico operativo, Joan Pol, señala que «debe haber un antes y un después de esta tragedia». Del análisis concluye que «la organización de la respuesta fue muy buena, rápida y proporcionada a los hechos, pero a costa de grandes sacrificios personales y de mucha entrega de los efectivos implicados».

Por ello, apuesta por la creación de una agencia pública que «aglutine todos los servicios de la Comunidad Autónoma de prevención, gestión y respuesta de emergencias», eliminando «duplicidades, dispersión en la gestión y zonas vacías por indefinición».

Las debilidades del actual servicio del 112

Entre otras debilidades, el documento reseña que la sala del 112 de Baleares no dispone las 24 horas de la presencia de un técnico analista de datos que procese la información rápidamente para la toma inmediata de decisiones. «Desgraciadamente no figura en la relación de puestos de trabajo, ni ha figurado nunca», apunta.

También lamenta que las telecomunicaciones «no están dimensionadas ni administradas para ayudar a la gestión de emergencias» y que en el 112 «hay falta de personal, principalmente para la movilización del refuerzo cuando se activa un plan o protocolo complejo».

26 propuestas de mejora

Así, el informe definitivo realiza 26 propuestas de previsión, prevención, planificación, respuesta y normalización. Entre ellas, «disponer de redes operativas de alerta temprana de los fenómenos meteorológicos adversos» y «actualizar los protocolos de comunicación con la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet)» y  difundir avisos a la población «con la mayor antelación posibles».

También hay que mejorar la actualización el plan Inunbal, singularizar los perfiles profesionales de los puestos de trabajo de Emergencias, integrar los diferentes centros de recepción de llamadas de auxilio en un único sistema, disponer de un helicóptero de rescate nocturno propio del Govern, potenciar el uso de drones de emergencias; y disponer de un catálogo operativo de los recursos movilizables.

Finalmente, el informe concluye con la reflexión de que «es improbable que se pueda pensar en garantizar la seguridad total de la población en cualquier eventualidad». En esta línea, considera que aunque la Administración implantara con éxito todas las medidas propuestas, no se podría «asegurar al cien por cien que no habrá más episodios con víctimas portales».

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.